Páginas vistas en total

martes, 22 de enero de 2019

Besos conversación

Por sorpresa, después de tanto tiempo, ayer apareció mi Pepe por Whatssapp. Es alto y fuerte y era mi amante hasta que se echó novia. 
Los dos nos alegramos mucho de vernos. Se ofreció para venir a mi casa, para hablar un rato y le dije que sí.
Fui muy correcta. "Sólo amigos", pensé.

Por Alicia Misrahi. www.aliciamisrahi.com

Le besé en la mejilla. La traviesa que hay en mí pensó en girar la cara rápidamente para atraparle los labios en un beso traicionero. No hizo falta, en el segundo beso nuestros apéndices nasales chocaron y los dos nos azoramos.

Nos sentamos en el sofá con un cafelito para hablar tranquilamente y su ternura fuerte y mi cariñoso salvajismo se abrieron paso, como siempre.


Fue él el primero que me besó, en el cuello. Le devolví el beso, cálido y suave.
Entonces me besó en la frente. Y yo a él.
Me sentí como Amelie pero con los papeles cambiados.
Me beso en la comisura de los labios. Le besé en el extremo opuesto de sus labios.
Nuestras bocas se unieron en un beso jugoso y breve. Luego otro. Poco a poco nuestros cuerpos se iban acercando. Acabé entre sus brazos con las piernas sobre las suyas, sentada a horcajadas encima de él.

 Besos suspiro, besos apasionados que exploran labios, lengua y sensualidad, besos cadenciosos, besitos tímidos, besos que suben de tono, besos que bajan intensidad. Besos de desconocidos, besos de reconocimiento.

De vez en cuando, bebíamos un traguito de café y nos volvíamos a besar como si fuera lo único que pudiéramos hacer.
En otro momento le hubiera quitado la camisa. No lo hice, aunque le acaricie la espalda. Él devolvió la caricia en mi piel.
Los besos crecían, los besos menguaban, los besos se paraban y volvíamos a hablar en una conversación salpicada de besos en el cuello, de besos en el hombro, en la frente, en el pelo, en la clavícula. Besos reencuentro.


No hicimos nada más que besarnos, con diferentes intensidades y con la única intención de disfrutar del acto de besar.
Se fue. Embriagados por tanto beso, nos besamos de pie con los cuerpos juntos en el beso más largo de todos, intenso, lento, lleno de promesas. Hoy va a volver.

No lo ha dejado con su novia, quiere seguir con ella, pero sintió el impulso de venir a mí una vez más, sin expectativas, sin remordimientos para el día después.

A veces se nos olvida que el beso es una forma de comunicación en sí misma, una forma de disfrutar y tendemos a usarlo sólo como "preliminar" para las relaciones sexuales. Nos olvidamos de besar a nuestra pareja por el simple placer de besar, lo convertimos en un trámite con un insípido piquito.
¡Reivindiquemos el placer de besar! ¿Creamos una plataforma pro beso sensual en todas sus variaciones?

El peso de la negrura

Siento si hiero sensibilidades. En mi vida, y en este blog, escojo ver tanto lo bello y alegre como lo triste o desesperado o terrible. Quiero intentar comprender, tener una visión lo más completa y panorámica posible; SABER.
Alicia Misrahi. Página web: www.aliciamisrahi.com

lunes, 21 de enero de 2019

Paradojas del desempleo

Mi amigo M. trabajó para una empresa diez años. Las cosas iban mal y aceptó trabajar a media jornada. Le despidieron al cabo de seis meses. Automáticamente (tras hacer los necesarios papeleos propios de la burocracia del siglo XIX ) pasó a cobrar el paro correspondiente a media jornada.

Por Alicia Misrahi. Página web: www.aliciamisrahi.com


miércoles, 16 de enero de 2019

Prejuicio


Era la vecina de un lugar mágico de Eslovenia, quizá La Comarca. “Guten Morgen”, me saludó secamente. “Good morning” respondí sonriendo. Pensé: “estos alemanes son unos cabeza cuadradas, siempre van con su idioma por delante”. 
Más tarde vi la matrícula húngara de su coche: “Comarca, trágame”. “Good morning” me deseó al día siguiente con una inmensa sonrisa y yo le contesté: “Have a nice day!”. Desde entonces nos sonreíamos con efusión aunque nunca pudimos conversar. Sonrisas que hablan.


Apartamentos Cvetje v Jeseni, Visoko pri Poljanah

lunes, 14 de enero de 2019

No somos esclavos

El estado de bienestar pertenece a nuestro pasado más "glorioso". Pienso que porque alguien este peor no tenemos que perder de vista que hay muchas personas que lo pasan realmente mal. 



No me sirve eso de "tienes suerte de tener un trabajo". No, no es una suerte si te están explotando y maltratando. "Si tienes un techo puedes considerarte afortunado", Pues tampoco, porque igual pasas frío porque eres pobre.

No me conformo. Me niego a que porque nos den unas migajas tengamos que lamer la mano del sistema agradecidos y serviles y convertir en "normal" la precariedad y la incertidumbre.

viernes, 11 de enero de 2019

Conserva tu antigüedad

En las oficinas de empleo o en los servicios ocupacionales, que dependen de las administraciones de las comunidades autónomas (En Catalunya el SOC), para tener casi cualquier derecho necesitas un año de antigüedad. Aunque estés trabajando la puedes conservar.

Lo que a mí nunca me explicaron es que si consigues un trabajo de seis meses (con contrato) no tienes porqué perder tu antigüedad. Puedes seguir apuntado en la oficina ocupacional en el concepto de "Mejora de empleo". De forma que si no te renuevan puedes pedir (y hasta conseguir) un subsidio de desempleo para no acabar bajo un puente mientras consigues otro trabajo. O al menos poder costearte un buen saco de dormir antes de tener que pasar tu primera noche bajo el puente.

Por Alicia Misrahi. Página web: http://www.aliciamisrahi.com


Puedes conservar tu antigüedad en las oficinas de empleo públicas aunque estés trabajando

BR