Páginas vistas en total

domingo, 30 de junio de 2019

A cada ladrido tuyo...

Kurt y Alicia Misrahi
A cada ladrido tuyo, a cada sonrisa con la lengua fuera, corresponde un latido: un paso para salir de casa, un motivo para correr y jugar, contigo. A veces pienso que siempre procuro y ansío tener un perro para encontrar excusas para seguir. Si no me lamieras con cuidado la nariz para despertarme, quizá me abandonaría a esa noche inmensa de castillos obsoletos y objetos perdidos que enmarañan mis sueños.

Página web con artículos y libros: Alicia Misrahi

A lo peor, si no me golpearas, sin delicadeza ninguna, con tu impaciente e implacable pata marcando cuatro barras en mi brazo, las mañanas serían un letargo del que no podría escapar, laberinto de dolores y lágrimas y desesperanza, agorafobia kafkiana con toques de Berlanga, ideas que dan vueltas sobre sí mismas, mareo ante la realidad, ansiedad.