Páginas vistas en total

miércoles, 25 de abril de 2012

Escritores de No Béstsellers, El (In)Mundo Editorial

Hace años, cuando el libro no era sólo un producto que exprimir al máximo, había cierta inquietud de las editoriales por ofrecer libros de calidad y por darlos a conocer y promocionarlos aunque no fueran béstsellers de partida. Las editoriales, en un pasado no tan lejano aunque parece remoto, apostaban por nuevos nombres, nuevos libros, nuevas voces, nuevos temas, nuevos enfoques y defínían la cultura y la ofrecían. Ahora, no.

Hace diez años, cuando empecé a publicar libros de ensayo y autocrítica/crecimiento /autoayuda salvaje, las editoriales todavía se involucraban algo con los libros que publicaban. En novela se empezaba a mascar ya el halo maléfico de la codicia superventas, pero todavía había oportunidades.

Actualmente, los criterios de selección son conseguir libros que se vendan solos y publicar libros que pueden ser de gran calidad –o no- pero no interesan a nadie a priori (y menos que a nadie a las editoriales) para llenar el catálogo, para que los editores justifiquen su sueldo de editor publicando libros y para que las mesas de novedades y las estanterías de las librerías se llenen con libros de la editorial en cuestión. Son libros que nacen con un hálito de vida y que no se venderán; son libros que han nacido para ocupar un espacio en las librerías, para ir de séquito de otros que son los importantes.

Primero, porque nadie apuesta por ellos y los dejan a su suerte, muchas veces escondidos en apartados que no les corresponden.
Hasta hace poco el ensayo iba más a su libre albedrío, sin los vicios que alienan a las novelas, pero esta situación ha ido cambiando poco a poco. Para peor.

Tiene razón mi amiga Sanfaina Krisis, llamada así porque ella y su patulea de acogidos/recogidos en casa –escritores y periodistas a los que su editorial no les pagaba sus derechos de autor o que su medio de comunicación no les pagaba sus colaboraciones- estuvieron viviendo una temporada de un lote de latas de sanfaina (pisto) que mezclaban con arroz o con patatas o con lo que tuvieran disponible. También adoptó el nombre de Sanfaina Krisis porque la crisis actual, general y su propia crisis están compuestas de muchos pequeños trocitos de muchas cosas que cuesta mucho digerir. Tiene razón cuando afirma, en su blog Las Crónicas Bohemias, que el mundo editorial está podrido:
“Hoy en día casi no nos quedan editores. Los pocos que quedan dentro de los grandes universos/planetas editoriales están sometidos, para poder sobrevivir, a las exigencias de los resultados. Intentan engañar a la gran maquinaria y sortearla, pero saben que si uno de los libros que contratan no alcanza un determinado número de ventas, pongamos que hablo de diez mil o de veinte mil, irán a la calle. Los tratan como entrenadores de futbol que si no consiguen un éxito fulminante pasan a la historia.
Unos pocos editores buscan nuevos caminos al margen de las megaconstelaciones de editoriales con apuestas interesantes, honestas y valientes.
Mientras tanto, los Grandes Monstruos de la Edición nos meten por los ojos lo que ellos desean que compremos.”

Sanfaina se ilusionó cuando su editor le comentó que tenía mucha fe en su libro, que era muy bueno e iba a gustar mucho y que iba a ser un éxito seguro. Meses después, recibió el primer mazazo:
“Hoy he descubierto que, a pesar de que yo lo recibí hace apenas una semana, mi libro lleva un mes en la calle. Nunca mejor dicho, porque en las librerías, como todos esos cientos de novedades que no tienen nombre ni filiación conocida, ha estado poco.
He llamado a la editorial para preguntar sobre la promoción, puesto que no me ha llamado nadie, ni para una entrevista de radio. El editor me ha dicho que se envió un correo a las revistas femeninas y que nadie ha contestado.
Esa es la promoción que va a tener mi libro. Mi editor también ha añadido que quieren emprender más acciones, pero que ahora están concentrados en un superlanzamiento de un megaestrella autor hipermediático (evidentemente, no lo ha dicho así, pero se infería claramente lol).
Y digo yo, si es tan famoso, ¿para qué necesita tanta promoción y publicidad? ¿No sería mejor que las editoriales repartieran un poco sus recursos para destinarlos a libros interesantes de autores menos conocidos?
Cada vez que compras un libro porque está de moda, sin conocer su contenido, matas un libro interesante.”
 La triste historia de Sanfaina Krisis puede ser la historia de cada uno de nosotros, escritores en busca de lectores, en busca de una vida digna, en busca  de un poco de transparencia y trato humano en nuestras relaciones con las editoriales.

Contenido del artículo/Tratado:
  • Escritores de no béstsellers
  • Sueños de escritor novel
  • Editoriales a rebufo
  • Comerciantes de sueños
  • ¿Triunfo vía concurso?
  • ¿Autopromoción?
  • El futuro en Ebook
  • El infausto Día del libro
  • La mafia de la edición
El resto en:
http://www.inmediatika.es/el-in-mundo-editorial-suenos-de-escritor

martes, 24 de abril de 2012

Yo protesto, el (In)Mundo editorial

Yo protesto.  Protesto contra la codicia de las editoriales, protesto porque a la hora de publicar un libro o de darlo a conocer lo que tiene menor importancia es su calidad, protesto contra la ceguera de las editoriales ante el libro digital al que, en connivencia con las distribuidoras, intentan capar, neutralizar y ningunear.

Alicia Misrahi, escritora, periodista, traductora, camarera…

Y como protesta, libero uno de mis libros, Los poderes de Venus, sobre mujeres de la historia que han sido libres y han vivido su sexualidad y su vida sin tener en cuenta la tiranía social de la época en la que vivieron. Está disponible en mi web (www.aliciamisrahi.com) para descarga gratuita. Aunque también hay una casilla para donar porque la vida del escritor y la del artista son duras…
Y, como protesta, escribo este artículo en el que cuento lo que sé sobre el (in)mundo editorial, sobre sus miserias y codicia. Será largo porque no quiero dejarme nada en las puntas de los dedos (¿quién usa ya tintero a estas alturas?). Tomaoslo con calma, quizá podéis leer un apartado cada día…
Están tan mal el (in)mundo editorial, la lectura y la cultura que cuando, con un poco de recelo y la cabeza alta, confiesas: “soy escritor”, la primera pregunta que te dirigen no es sobre qué escribes sino, “Sí, pero de ¿Qué vives?”. Lo mismo ocurre con cantantes, pintores, músicos, escultores, etc…


Tengo una amiga, Sanfaina Krisis, escritora, periodista y traductora, que vive con intensidad La Vida Bohemia, esa que parece tan atrayente y divertida cuando la lees en un libro, pero que en la realidad consiste en que comes lo mismo cada día, tus agujeros tienen zapatos, sufres para poder pagar la luz o cualquier otra factura y tu vida es la precariedad. Sanfaina, como yo, es una escritora Pro (Profesional) y no tiene pelos en la lengua:
“Publicas un libro, con lo que cuesta, y no tienes nada: sólo mil o dos mil ejemplares que se pasearán por las librerías, estarán, con un poco de suerte, dos semanas en las mesas de novedades y luego volverán a oscuras cajas donde se perderán. Cuando llames a la editorial para pedir más ejemplares, no quedará ninguno, pero en tus liquidaciones de autor figurará que la editorial tiene por vender 1.000 ejemplares de los 2.000 que editaron.”
También como protesta por el maltrato (o ningún trato) que recibimos los escritores que no somos autores de béstseller, me he embarcado en la edición digital con Ibuku, una iniciativa de seis agentes literarias que buscan nuevas formas de recuperar el libro como cultura, de volver a dignificar la edición, de dar a conocer a nuevos escritores y de recuperar títulos descatalogados de diversos escritores.
99 historias de amor, 99 curiosidades sobre el sexo y En la cocina de Afrodita están disponibles formato ebook en la Casa del libro.



No pretendo vivir del cuento, ni siquiera poder vivir sólo de escribir libros puesto que es algo inviable con lo que nos pagan a los escritores (8% con suerte, los Grandes llegan al 10% del PVP sin IVA) y con anticipos que no pagan todos los esfuerzos ni de lejos y que, realmente, es muy difícil cubrir para que luego los libros produzcan royalties como pulgoncitos lecheros (los Grandes Vendedores de libros reciben anticipos millonarios o compensaciones como premios literarios de sumo prestigio, como el Planeta, que, según fuentes procedentes de la prensa cultural está otorgado de antemano y va a parar a escritores mediáticos, a escritores que publican con otra editorial y se quiere atraer a Planeta, a escritores a los que se quiere premiar para que sigan en la editorial, a escritores a los que se les quiere dar un último empujoncito después de ganar el Nadal… etc).

Tampoco me parece mal que reciban sus prestaciones y contraprestaciones por vender tanto. El tema es que, tal como está montado ahora, jamás podremos formar parte de esa elite y que se está produciendo una gran brecha entre escritores superventas y escritores mindundi, más o menos lo que ocurre en nuestra sociedad donde las clases medias están siendo deglutidas por la crisis.


Tengo claro que escribir es un oficio difícil, solitario y a la vez, junto con la lectura, mi gran pasión. Los libros son mi vida: historias que devorar, historias que contar. También tengo claro que, entre los escritores, sólo seguiremos escribiendo in eternum aquellos que realmente no podamos parar de escribir porque forma parte de nuestra naturaleza. Los que quieran conseguir cualquier objetivo, lo dejarán, porque no es un camino fácil. Los que lo llevamos en el alma, seguiremos a pesar de que no publiquemos, a pesar de que no nos dé casi dinero, a pesar de que tengamos que dedicarnos a cualquier otra cosa para poder comer. Pero, por lo menos, hagamoslo con cierta dignidad, no vendiéndonos por cuatro chavos. Lo importante y definitivo es escribir, no publicar (aunque si publicas y te pagan por ello y además te pagan bien, ya debe ser la leche).
No me importa escribir artículos o reseñas o lo que sea, es más, me gusta… AMO ESCRIBIR!, siempre y cuando me los paguen a un precio justo, lo que cada vez ocurre menos, y siempre y cuando me los paguen y no intenten venderme que escriba para promocionarme…
Más datos, alegatos y pelagatos en Freelance, esos muertos de hambre.



Tampoco le hago ascos a las traducciones, pero están horriblemente mal pagadas y es un trabajo esclavo en el que es raro que se actualice el IPC. Tengo un amigo traductor al que no le han subido el IPC desde hace ocho años y no es un caso aislado.
Queridos editores y mecenas, si habéis llegado hasta aquí, me ofrezco como escritora para promocionar, financiar y apoyar o como cortesana (sé contar historias y bailar danza oriental…). También me ofrezco como periodista freelance razonablemente bien pagada, como copy…

Más en http://www.inmediatika.es/el-in-mundo-editorial-suenos-de-escritor

Contenido del artículo/Tratado:
  • Escritores de no béstsellers
  • Sueños de escritor novel
  • Editoriales a rebufo
  • Comerciantes de sueños
  • ¿Triunfo vía concurso?
  • ¿Autopromoción?
  • El futuro en Ebook
  • El infausto Día del libro
  • La mafia de la edición

lunes, 23 de abril de 2012

Editoriales a rebufo, El (In)Mundo editorial

Transcribo uno de los apartados de mi reportaje El (In)Mundo editorial, sueños de escritor, publicado en Inmediatika.Un análisis sobre los problemas (muchos) de la edición en España y de ser escritor...

Editoriales a rebufo
Las editoriales no van a la caza de talentos ni de nuevos autores, sólo van a la caza de ventas. Su objetivo es conseguir libros de ventas millonarias con el mínimo esfuerzo e inversión, aunque como es un (in) mundo muy viciado, los libros que obtienen más promoción son, precisamente, los libros de autores mediáticos o escritores famosos que, seguramente, no la necesitarían.

No se divide el pastel de la promoción: todo va a parar a los libros que ya tienen grandes expectativas de ventas.

Si como autor menos conocido, pides promoción (¡o que alguien haga algo!!!), la respuesta es que no hay presupuesto. Y cuando el libro ha salido ya a la venta y no ha obtenido la respuesta esperada en dos semanas, no habrá presupuesto para nada, ni siquiera una mísera presentación con un poco de cava racionado para los pocos asistentes a este tipo de actos. Como no se ha vendido, ya lo dan por perdido.

En este caso, el enemigo es Nielsen, que siempre me imagino como un señor bajito, malhumorado y cicatero que va con un tulipán en la mano y un lápiz en la otra apuntando lo que se vende en grandes superficies como Fnac, Casa del Libro, Corte Inglés… Lo que se vende en las pequeñas librerías no importa, sólo se contabilizan las grandes superficies y si al cabo de un mes el libro no se ha vendido lo que se esperaba, se acaba la promoción. El libro se da por perdido, muerto, acabado…
No es fácil ser escritor y vivir de tu oficio y cada vez… menos. Aun así, me puedo considerar afortunada
Las editoriales tampoco buscan nuevos temas, prefieren apostar sobre seguro en temáticas que ya han tenido éxito en sus editoriales o en otras, según la moda que triunfe. Puede ser la novela histórica de chichinabo que poco importa donde ocurre realmente o los libros de pensamiento mágico tipo “puedes triunfar porque el universo conspira a tu favor”.

Tampoco es condenable que publiquen estos libros, pero sí es vergonzoso que sólo les dediquen tiempo y esfuerzo a los nacidos pá supervender.

Podrían apostar por crear opinión pública y generar cultura e inquietud, pero no lo hacen. Podrían intentar vender sus superventas igualmente y dar oportunidades reales a libros por los que, a priori parecen creer puesto que los publican.

Al fin y al cabo el público no sabe lo que quiere, no digo que sea porque no tiene criterio y no tiene capacidad para escoger (que también en el caso de los muchísimos no lectores que compran libros en el Día del libro, por ejemplo) sino porque incluso los lectores no tienen tiempo real, en nuestra sociedad de las prisas, para tomarse el tiempo de ir de librerías tranquilamente, leer, curiosear en los estantes.

Es más fácil comprar el libro del que todo el mundo habla –aunque se trate de un béstseller prefabricado por una editorial que puede ser hasta un rollazo infumable- o el libro que nos meten por los ojos en las librerías.

Por no hablar del esnobismo y de los prejuicios. Si un libro no está publicado en una gran editorial y apenas se ve, es porque no merece la pena… Que tire el primer tomo el que no sea culpable de este tipo de esnobismo y descarte libros simplemente porque han sido publicados por editoriales desconocidas…
Cada vez que compras un libro porque está de moda, sin conocer su contenido, matas un libro interesante.

¿Y qué pasa con los besos que no se han dado? ¿Y con los libros que no se han vendido?



Pues, fácil: al cabo de un tiempo la editorial decide saldarlos para su venta en librerías de oportunidades o… destruirlos si no les ve salida. Suele comunicarlo al autor que tiene un tiempo para pedir, con el 40% de descuento, todos los ejemplares que quiera conservar. Lo demás… desaparecerá.

Hay algunas editoriales que tienen métodos más expeditivos. En la declaración de ventas del año pasado de una gran editorial me comunicaron que se habían destruido 2.000 ejemplares de mi libro por estar defectuosos… (¡Pues vaya mierda de imprenta que tienen!, ah, no, es que, por estrategia comercial, deben querer que la vida de mi libro se acabe y es la mejor manera de hacerlo, vía exprés). O igual los han vendido y no quieren pagar al autor, ¡yo qué sé!

Resumiendo, las editoriales prefieren destruir los libros a regalarlos, a darlos a su autor gratis, a llevarlos al tercer mundo, a darles una segunda oportunidad… Vivimos en la cultura de usar y tirar, ¿por qué iban a ser diferentes los libros? Algún día hablaremos de todo lo que va a parar a los vertederos de basura, nuevo y sin taras, pero esa es otra historia y la contaré en otra ocasión.

El resto en InMediatika: http://www.inmediatika.es/el-in-mundo-editorial-suenos-de-escritor


Sumario del artículo:
  • Escritores de no béstsellers
  • Sueños de escritor novel
  • Editoriales a rebufo
  • Comerciantes de sueños
  • ¿Triunfo vía concurso?
  • ¿Autopromoción?
  • El futuro en Ebook
  • El infausto Día del libro
  • La mafia de la edición


martes, 10 de abril de 2012

Libertad para Los poderes de Venus

Muy buenas.
Soy artista del alambre virando hacia artista del alambre, como todos.Libero Los poderes de Venus.



Como estoy hartita harta de que el día del libro se haya convertido en un espectáculo de mercadeo en el que sólo tienen cabida los mediáticos, los famosos y otros vendidos, perdón vendibles, PROTESTO.

Como estoy harta de que queden en el cajón de los escritores con talento las buenas novelas y se publiquen decenas o cientos de novelas simplemente por criterios comerciales o empresariales, PROTESTO.

Como estoy harta de que el mundo editorial sólo piense en números y resultados y los libros y su calidad sea lo que menos importa, PROTESTO.

Como estoy harta de que, actualmente, publicar no sirva para nada y de que si los autorcitos (escritores no superventas), queden en un cajón o en la caja de las distribuidoras sin desembalar, PROTESTO.

Como estoy harta del gran poder de las distribuidoras, que dictan lo que tenemos que leer y lo que tenemos que comprar, PROTESTO.

Tengo muchas más razones para protestar. Pero vamos con mi acción protesta: LIBERO Los poderes de Venus, en mi página web.


www.aliciamisrahi.com

Disfrutadlo, compartidlo, odiadlo, amadlo, inspiraos... haced lo que queráis con él :-)

P.D. Para los que se sientan solidarios conmigo o complacidos o incluso arrebatados por mi libro, hay una casilla para donar voluntariamente vía Paypal.


LIBERTAD...!