Páginas vistas en total

jueves, 24 de mayo de 2012

Dos locos enamorados: Wolfgang Amadeus Mozart y Constance Weber

Dos locos enamorados
De 99 historias de amor, que ya está disponible en edición digital.

Wolfgang Amadeus Mozart (1756-1791) tuvo dos grandes amores en su vida. El primero, su mujer, Constance (1762-1842): con quien tenía en común el temperamento, el gran amor que ambos se profesaron –sobre todo él ya que ella se extrañaba de su total dedicación– y la comprensión. El segundo, la música...
Mozart se enamoró primero, en septiembre de 1777, de la hermana mayor de Constance, Aloysia, una soprano prometedora pero inexperta y planeó ayudarla en su carrera. El padre de Wolfgang, Leopold, se opuso, ya que su ambición era que su hijo triunfara; por esta razón y, también por la precaria situación económica de la familia, lo llevaba de gira, con su hermana Maria Anna, desde que tenía cinco años. Wolfgang fue un niño precoz que realizó su primera composición en 1761 y en 1772, con dieciséis años, había compuesto ya veinticinco sinfonías y su primer cuarteto para cuerda.



Aloysia le abandonó y él sufrió mucho por ello, pero, años después, en 1781, se volvió a encontrar con los Weber y se enamoró de Constance, la tercera hija de la familia.
Mozart y Constance –a quien Wolfgang definió en una carta a su padre como "el más bondadoso corazón que nunca había conocido"– esperaron mucho tiempo a que Leopold les diera su aprobación, pero como no lo hizo decidieron casarse el 4 de agosto de 1782 en la catedral de San Esteban en Viena. En cuestión de temperamento eran la pareja perfecta, ya que los dos eran juguetones, divertidos y amaban la vida, pero financieramente eran un desastre.
Wolfgang y Constance tuvieron seis hijos en nueve años, pero sólo dos, Franz y Karl, llegaron a adultos. Constance solía estar embarazada o enferma o ambas cosas. Además, sobre Mozart también pasó el fantasma de los celos y llegó a sospechar que Constance le era infiel.
El compositor solía escribir cartas de amor alegres y coquetas a su mujer, cuando estaban separados por las giras que él hacía para ganar dinero. 



Todo lo soporto por ti...

Cuando llevaban nueve años casados, seis meses antes de su muerte, le escribió una significativa misiva: «No puedes darme ninguna satisfacción mayor que estar contenta y alegre, porque si yo sé con seguridad que a ti no te falta nada, entonces todas mis fatigas me resultan agradables y queridas, y la más fatal y confusa situación en la que yo pueda encontrarme se convierte en una insignificancia si sé que tú estás sana y contenta». Para paliar sus problemas económicos, aceptó escribir la ópera bufa La flauta mágica.
Después de su muerte, Constance, que le sobrevivió durante cincuenta años, jugó un importante papel asegurándose de que llegara a ser reconocido. Constance recibió una pensión del emperador Leopoldo II y se casó con un diplomático danés, George Nikolaus von Nissen, quien se convirtió en biógrafo de Mozart.



Un compositor rápido

Dos días antes del estreno de la ópera Don Giovanni en Praga, en 1781, Mozart todavía no había escrito la obertura. Estaba tranquilo, pero los productores y la compañía no lo estaban tanto. Empezó a escribir la víspera del estreno, Constan-ce le ayudaba a permanecer despierto contándole historias y preparándole punch.
Al final pidió a Constance que le avisara cuando hubiera pasado una hora, pero ella no lo despertó hasta las cinco. Mozart corrió como un loco y a las siete terminó la obra. Tenía gran facilidad para componer: en 1788 escribió tres sinfonías en sólo siete semanas.
El compositor estaba muy enfermo ya cuando recibió el encargo de crear un réquiem de un misterioso desconocido. En realidad se trataba del conde F. von Walsegg-Stuppach, a quien le gustaba presumir de brillante compositor, pero Wolfgang se obsesionó con que estaba escribiendo su réquiem y su salud empeoró. Aunque los médicos de la época no supieron decir de qué murió, se cree que fue de uremia.

1 comentario:

  1. Hola Alicia, hace poco me encontré tu página de internet, y me gustó lo que vi. Tus opiniones y las recomendaciones de los libros que leí, pero sobre todo me animé a escribirte al ver tu biografía y lo que más me impulsó a escribir este correo fue la frase que pones " He conseguido vivir de mi gran pasión: la literatura. Me pagan por leer, opinar, hacer reseñas o reportajes sobre libros y, desde hace unos años, también, por escribirlos.". Yo soy estudiante de periodismo de la U. Manizales y estoy a tres semestres de graduarme, pero estoy pasando por una temporada de muchas dudas sobre mi carrera y también de mala racha con algunas materias que más me hacen dudar de si podré abrirme espacio en lo que deseo trabajar. Mis preguntas son: ¿Alguna vez sentiste las mismas dudas? de que tal vez tu carrera no llenará tus expectativas, de que pareciera que a todo el mundo se le dibuja un futuro brillante pero que el tuyo, ni se alcanza a ver. Y si fue así, entonces ¿que hiciste?

    Este es mi correo nalladarkgothic@gmail.com muchas gracias si lo puedes responder. Es más fácil, supongo, desahogarse con alguien que en mi opinión tal vez entienda lo que estoy pasando y comparte los mismos gustos que yo.

    ResponderEliminar