Páginas vistas en total

martes, 24 de abril de 2012

Yo protesto, el (In)Mundo editorial

Yo protesto.  Protesto contra la codicia de las editoriales, protesto porque a la hora de publicar un libro o de darlo a conocer lo que tiene menor importancia es su calidad, protesto contra la ceguera de las editoriales ante el libro digital al que, en connivencia con las distribuidoras, intentan capar, neutralizar y ningunear.

Alicia Misrahi, escritora, periodista, traductora, camarera…

Y como protesta, libero uno de mis libros, Los poderes de Venus, sobre mujeres de la historia que han sido libres y han vivido su sexualidad y su vida sin tener en cuenta la tiranía social de la época en la que vivieron. Está disponible en mi web (www.aliciamisrahi.com) para descarga gratuita. Aunque también hay una casilla para donar porque la vida del escritor y la del artista son duras…
Y, como protesta, escribo este artículo en el que cuento lo que sé sobre el (in)mundo editorial, sobre sus miserias y codicia. Será largo porque no quiero dejarme nada en las puntas de los dedos (¿quién usa ya tintero a estas alturas?). Tomaoslo con calma, quizá podéis leer un apartado cada día…
Están tan mal el (in)mundo editorial, la lectura y la cultura que cuando, con un poco de recelo y la cabeza alta, confiesas: “soy escritor”, la primera pregunta que te dirigen no es sobre qué escribes sino, “Sí, pero de ¿Qué vives?”. Lo mismo ocurre con cantantes, pintores, músicos, escultores, etc…


Tengo una amiga, Sanfaina Krisis, escritora, periodista y traductora, que vive con intensidad La Vida Bohemia, esa que parece tan atrayente y divertida cuando la lees en un libro, pero que en la realidad consiste en que comes lo mismo cada día, tus agujeros tienen zapatos, sufres para poder pagar la luz o cualquier otra factura y tu vida es la precariedad. Sanfaina, como yo, es una escritora Pro (Profesional) y no tiene pelos en la lengua:
“Publicas un libro, con lo que cuesta, y no tienes nada: sólo mil o dos mil ejemplares que se pasearán por las librerías, estarán, con un poco de suerte, dos semanas en las mesas de novedades y luego volverán a oscuras cajas donde se perderán. Cuando llames a la editorial para pedir más ejemplares, no quedará ninguno, pero en tus liquidaciones de autor figurará que la editorial tiene por vender 1.000 ejemplares de los 2.000 que editaron.”
También como protesta por el maltrato (o ningún trato) que recibimos los escritores que no somos autores de béstseller, me he embarcado en la edición digital con Ibuku, una iniciativa de seis agentes literarias que buscan nuevas formas de recuperar el libro como cultura, de volver a dignificar la edición, de dar a conocer a nuevos escritores y de recuperar títulos descatalogados de diversos escritores.
99 historias de amor, 99 curiosidades sobre el sexo y En la cocina de Afrodita están disponibles formato ebook en la Casa del libro.



No pretendo vivir del cuento, ni siquiera poder vivir sólo de escribir libros puesto que es algo inviable con lo que nos pagan a los escritores (8% con suerte, los Grandes llegan al 10% del PVP sin IVA) y con anticipos que no pagan todos los esfuerzos ni de lejos y que, realmente, es muy difícil cubrir para que luego los libros produzcan royalties como pulgoncitos lecheros (los Grandes Vendedores de libros reciben anticipos millonarios o compensaciones como premios literarios de sumo prestigio, como el Planeta, que, según fuentes procedentes de la prensa cultural está otorgado de antemano y va a parar a escritores mediáticos, a escritores que publican con otra editorial y se quiere atraer a Planeta, a escritores a los que se quiere premiar para que sigan en la editorial, a escritores a los que se les quiere dar un último empujoncito después de ganar el Nadal… etc).

Tampoco me parece mal que reciban sus prestaciones y contraprestaciones por vender tanto. El tema es que, tal como está montado ahora, jamás podremos formar parte de esa elite y que se está produciendo una gran brecha entre escritores superventas y escritores mindundi, más o menos lo que ocurre en nuestra sociedad donde las clases medias están siendo deglutidas por la crisis.


Tengo claro que escribir es un oficio difícil, solitario y a la vez, junto con la lectura, mi gran pasión. Los libros son mi vida: historias que devorar, historias que contar. También tengo claro que, entre los escritores, sólo seguiremos escribiendo in eternum aquellos que realmente no podamos parar de escribir porque forma parte de nuestra naturaleza. Los que quieran conseguir cualquier objetivo, lo dejarán, porque no es un camino fácil. Los que lo llevamos en el alma, seguiremos a pesar de que no publiquemos, a pesar de que no nos dé casi dinero, a pesar de que tengamos que dedicarnos a cualquier otra cosa para poder comer. Pero, por lo menos, hagamoslo con cierta dignidad, no vendiéndonos por cuatro chavos. Lo importante y definitivo es escribir, no publicar (aunque si publicas y te pagan por ello y además te pagan bien, ya debe ser la leche).
No me importa escribir artículos o reseñas o lo que sea, es más, me gusta… AMO ESCRIBIR!, siempre y cuando me los paguen a un precio justo, lo que cada vez ocurre menos, y siempre y cuando me los paguen y no intenten venderme que escriba para promocionarme…
Más datos, alegatos y pelagatos en Freelance, esos muertos de hambre.



Tampoco le hago ascos a las traducciones, pero están horriblemente mal pagadas y es un trabajo esclavo en el que es raro que se actualice el IPC. Tengo un amigo traductor al que no le han subido el IPC desde hace ocho años y no es un caso aislado.
Queridos editores y mecenas, si habéis llegado hasta aquí, me ofrezco como escritora para promocionar, financiar y apoyar o como cortesana (sé contar historias y bailar danza oriental…). También me ofrezco como periodista freelance razonablemente bien pagada, como copy…

Más en http://www.inmediatika.es/el-in-mundo-editorial-suenos-de-escritor

Contenido del artículo/Tratado:
  • Escritores de no béstsellers
  • Sueños de escritor novel
  • Editoriales a rebufo
  • Comerciantes de sueños
  • ¿Triunfo vía concurso?
  • ¿Autopromoción?
  • El futuro en Ebook
  • El infausto Día del libro
  • La mafia de la edición

2 comentarios:

  1. Me ha encantado tu escrito. O desencantado, según se mire.
    AMO ESCRIBIR (lo escribes así, en mayúsculas), y eso me recuerda lo que yo digo: algunos escriben para ganarse la vida, y otros para perderla, como este escritor mindundi que te comenta.

    Rafael

    ResponderEliminar
  2. Gracias, Rafael. Para mí, el hecho de contarlo es una forma de empezar a cambiarlo. No me conformo, pero es duro. No pido que nadie deje de intentarlo, pero sí que tenga los pies sobre el suelo para que su lucha sea mas fructífera. Escribir es doloroso, pero también te invade y forma parte de uno y lo disfrutas y lo odias y te embelesa y te desencantas y te encantas a ti mismo continuamente... En fin, temperamento de escritor, ¿qué le vamos a hacer?
    Un beso de escritora mindundi a escritor mindundi :-)

    ResponderEliminar