Páginas vistas en total

martes, 29 de mayo de 2012

Pensamientos programados

Podría haber titulado Prejuicios o Pensamientos automáticos o Estulticia, pero prefiero Pensamientos programados (o pre-programados) para designar a ese conjunto de creencias e ideas que creemos que son nuestras pero nos han metido en la cabeza y salen a la luz cuando menos lo esperamos para proporcionarnos la solución más fácil.

Alicia Misrahi, escritora, página web: www.aliciamisrahi.com

Me llamo Lana y soy la viva encarnacion de los Pensamientos Automáticos y vivo muy feliz y tranquila, con la paz interior del que sabe en todo momento lo que hay que hacer porque le viene como una inspiración interior. El mundo no tiene misterios para mí, ni sobresaltos, automáticamente rebusco una creencia imbuida por mi educación, por los pensamientos programados de mis padres –que, todo hay que decirlo, intentaron vacunarme de mi tendencia Zen (aunque ellos la llamaban Cenutria) incitándome a pensar por mi cuenta-, por las creencias de mi etnia, mi entorno, mi grupo social, mi clase, mis amigas etc… y actúo en consecuencia. Sin fisuras, sin dudas.

Mi infancia fue fabulosa. Mis padres me dieron el mayor regalo que pueden otorgar unos padres, me enseñaron que si siempre haces lo correcto, todo saldrá bien y serás feliz. Vivía en un mundo de margaritas, flores y violas.



Me esforcé por ser buena, por ir por el camino recto y mi esfuerzo se vio recompensado. Sacaba buenas notas, tenía un montón de amigas que me adoraban porque siempre sabía lo que había que decir y lo que teníamos que hacer todas en cualquier momento. También tenía bastantes enemigos, pero, ya se sabe, el mundo está lleno de envidiosos.
Me reafirmé en mis pensamientos viendo películas. El mundo, claramente, está dividido en buenos y malos: villanos y princesas, indios y cowboys,  romanos y cristianos, policías y ladrones…. La verdad y la bondad siempre triunfan; el amor verdadero siempre acaba imponiéndose, los buenos siempre tienen razón.

En una ocasión tuve un revés, totalmente inmerecido, y mi mundo se resquebrajó. Mi hermana, que es creyente, dijo que era la voluntad de Dios y se quedó tan ancha, pero yo no creo en Dios. De las flores y violas pasé a las Margaritas con mucho tequila. No obstante, como el universo siempre provee, encontré un libro de crecimiento personal y aprendí que si piensas en positivo, conseguirás siempre lo que quieras; que la mayoría de problemas que tenemos es porque no nos creemos que podemos hacer las cosas y somos nosotros mismos los que nos boicoteamos y que el universo conspira a nuestro favor. Si algo sale mal o como no esperábamos, es una señal para cambiar de vía. QUERER ES PODER. Todo sucede por algo, siempre para bien aunque al principio puede parecer que no.
Desde entonces tengo sólidos valores, ideas claras.



(Su mundo es pequeño y su corazón trocitos de cieno.)

Una de mis amigas cuestionó una vez mi forma de hacer las cosas:
-Pero Lana, ¿no crees que hay más matices, que ni los buenos son tan buenos ni los malos tan malos y que deberíamos dar a las personas el beneficio de la duda? Al menos darles una oportunidad…
-Tienes toda la razón -le contesté-, pero hay dos formas de hacer las cosas: mal o bien.

Hay un pensamiento automático para cada circunstancia, confortante y consolador. Me gusta la gente que destaca, pero la mayoría sólo quiere llamar la atención; si alguien es demasiado simpático, generalmente es porque quiere algo de ti o quiere aprovecharse; adoro a la gente diferente, aunque hay que ver la de raros e inadaptados que se hacen los interesantes; si veo alguien con rastas pienso “¡qué moderno”, aunque en la mayoria de los casos será un inadaptado que no quiere trabajar sino vivir del cuento; si una mujer tiene varios novios, me parece estupendo, aunque la mayoría son unas frescas y no merecen confianza; si un hombre no tiene trabajo deja de tener interés para mí porque no se sabe buscar la vida; si un niño llora pienso que no debería hacerlo porque, aunque está muy bien que sea sensible, en realidad es propio de nenazas y así se lo digo; si alguien pierde su casa por no poder pagar al banco me da mucha pena, aunque en el 90% de los casos es porque ha vivido más allá de sus posibilidades…



Todo el mundo se define por sus actos y sus circunstancias vitales y son estos los que dictan cómo trato a cada persona, pero yo no tengo nada en contra de nadie, que quede claro.
Salvo algunas excepciones, no me fío de los hombres que no se han casado nunca, tampoco de los que se han separado varias veces o de los que han tenido más de tres relaciones. Si un hombre (o una mujer) no ha tenido una relación estable larga es porque es raro, así de claro.

Se están perdiendo los valores y lucho contra ello. Sé que habrá mucha gente que no me entienda, pero yo estoy muy feliz con mis valores y espero que algún día todos los que me atacan se den cuenta de que tengo razón, de que si nos guiáramos por la moral y las buenas costumbres todo iría mucho mejor. Cuando alguien hace algo mal, no dudo en decírselo y, si es preciso, lo cuento para que todo el mundo lo sepa, aunque lo hago con la mejor intención, para ayudarles y que se den cuenta de su error.

Mi mundo es tranquilo, por mucho que algunos intenten destruirlo. No me gustan los problemas, sigo mi vida con rectitud y honestidad. Sé todo lo que necesito saber. Sé que hay muchos envidiosos y no les presto atención, por graves que sean sus afrentas.  Mi vida es tan perfecta y yo soy tan feliz que es normal que la envidia crezca a mi paso.



Mi mundo está claro, los árabes no son de fiar, como tampoco lo son los pakistanís y otras muchas personas y colectivos, como los taxistas o los afiladores. Yo dejo que vivan y no me meto en sus asuntos, pero tampoco quiero que se inmiscuyan en los míos o que me intenten engañar. Si amenazan mi mundo, voy a por ellos. Hasta hace poco me caían muy bien los peruanos, son personas tranquilas y amables, hay muchos en mi barrio que trato con normalidad. Pero un día detuvieron a uno de ellos por varios robos en la zona y ya no pienso lo mismo. Me sabe muy mal, yo confiaba en ellos, pensaba que eran buenos.

Mi ideal es la normalidad, o sea lo que no sale de la norma. Me gusta la confortabilidad de saber que el mundo no tiene secretos para mí; es dulce y segura. La situación está muy difícil, pero muchas personas que están paradas es porque no quieren trabajar o porque no se han esforzado lo suficiente, yo estoy dispuesta a trabajar y a arrimar el hombro por lo que eso nunca me sucederá a mí.

(Su mundo es sencillo, pedacitos de oro pegados en un ladrillo.)

En In-Mediatika, en mi sección Amor, sexo y vida






jueves, 24 de mayo de 2012

Dos locos enamorados: Wolfgang Amadeus Mozart y Constance Weber

Dos locos enamorados
De 99 historias de amor, que ya está disponible en edición digital.

Wolfgang Amadeus Mozart (1756-1791) tuvo dos grandes amores en su vida. El primero, su mujer, Constance (1762-1842): con quien tenía en común el temperamento, el gran amor que ambos se profesaron –sobre todo él ya que ella se extrañaba de su total dedicación– y la comprensión. El segundo, la música...
Mozart se enamoró primero, en septiembre de 1777, de la hermana mayor de Constance, Aloysia, una soprano prometedora pero inexperta y planeó ayudarla en su carrera. El padre de Wolfgang, Leopold, se opuso, ya que su ambición era que su hijo triunfara; por esta razón y, también por la precaria situación económica de la familia, lo llevaba de gira, con su hermana Maria Anna, desde que tenía cinco años. Wolfgang fue un niño precoz que realizó su primera composición en 1761 y en 1772, con dieciséis años, había compuesto ya veinticinco sinfonías y su primer cuarteto para cuerda.



Aloysia le abandonó y él sufrió mucho por ello, pero, años después, en 1781, se volvió a encontrar con los Weber y se enamoró de Constance, la tercera hija de la familia.
Mozart y Constance –a quien Wolfgang definió en una carta a su padre como "el más bondadoso corazón que nunca había conocido"– esperaron mucho tiempo a que Leopold les diera su aprobación, pero como no lo hizo decidieron casarse el 4 de agosto de 1782 en la catedral de San Esteban en Viena. En cuestión de temperamento eran la pareja perfecta, ya que los dos eran juguetones, divertidos y amaban la vida, pero financieramente eran un desastre.
Wolfgang y Constance tuvieron seis hijos en nueve años, pero sólo dos, Franz y Karl, llegaron a adultos. Constance solía estar embarazada o enferma o ambas cosas. Además, sobre Mozart también pasó el fantasma de los celos y llegó a sospechar que Constance le era infiel.
El compositor solía escribir cartas de amor alegres y coquetas a su mujer, cuando estaban separados por las giras que él hacía para ganar dinero. 



Todo lo soporto por ti...

Cuando llevaban nueve años casados, seis meses antes de su muerte, le escribió una significativa misiva: «No puedes darme ninguna satisfacción mayor que estar contenta y alegre, porque si yo sé con seguridad que a ti no te falta nada, entonces todas mis fatigas me resultan agradables y queridas, y la más fatal y confusa situación en la que yo pueda encontrarme se convierte en una insignificancia si sé que tú estás sana y contenta». Para paliar sus problemas económicos, aceptó escribir la ópera bufa La flauta mágica.
Después de su muerte, Constance, que le sobrevivió durante cincuenta años, jugó un importante papel asegurándose de que llegara a ser reconocido. Constance recibió una pensión del emperador Leopoldo II y se casó con un diplomático danés, George Nikolaus von Nissen, quien se convirtió en biógrafo de Mozart.



Un compositor rápido

Dos días antes del estreno de la ópera Don Giovanni en Praga, en 1781, Mozart todavía no había escrito la obertura. Estaba tranquilo, pero los productores y la compañía no lo estaban tanto. Empezó a escribir la víspera del estreno, Constan-ce le ayudaba a permanecer despierto contándole historias y preparándole punch.
Al final pidió a Constance que le avisara cuando hubiera pasado una hora, pero ella no lo despertó hasta las cinco. Mozart corrió como un loco y a las siete terminó la obra. Tenía gran facilidad para componer: en 1788 escribió tres sinfonías en sólo siete semanas.
El compositor estaba muy enfermo ya cuando recibió el encargo de crear un réquiem de un misterioso desconocido. En realidad se trataba del conde F. von Walsegg-Stuppach, a quien le gustaba presumir de brillante compositor, pero Wolfgang se obsesionó con que estaba escribiendo su réquiem y su salud empeoró. Aunque los médicos de la época no supieron decir de qué murió, se cree que fue de uremia.

lunes, 21 de mayo de 2012

Y primero fue la luz

 ¿Basta con poner el mundo a los pies de alguien para que te ame? ¿Qué esperan las personas que lo dan todo en el amor? ¿Y las que, como el hombre de este relato, aparentan darlo todo cuando en realidad lo que hacen es pedirlo todo? ¿Puede existir algún final feliz?

Y primero fue la luz
Primero fue la luz. La deslumbró de tal manera con sus trajes cruzados de tres botones (o dos, nunca había sido una experta en moda), sus zapatos impecables, sus andares y modales de caballero, su sonrisa destelleante, su conversación fluida, sus interesantes comentarios, sus teorías, sus (un poco) largas opiniones sobre el mundo en general y sobre todo en particular…

Alicia Misrahi, escritora y periodista: www.aliciamisrahi.com

La agasajaba con una ternura envolvente. Le abría la puerta, la dejaba pasar primero siempre –a no ser que considerara que hubiera un peligro, pues entonces, como un caballero, pasaba primero para asegurarse de que todo estaba bien-, la cogía suavemente de la cintura para guiarla o para embrujarla. Él era algo mayor que ella y tenía varios mundos para ofrecerle. Parecía dispuesto a dárselos y a protegerla y a cuidar de ella.
“Tú no te preocupes de nada –solía decirle-, déjame a mí”.
La alumbró y la iluminó de tal manera que sólo podía verle a él.



El segundo día fue el cielo. Como amante era tan atento como cuando ejercía de caballero, mentor, maestro, pigmalion y líder espiritual.
“Déjate hacer, no te preocupes de nada” –solía decirle, Y le daba placer.
Ella estaba subyugada por él, aunque le parecía demasiado maravilloso para que fuera verdad. ¿Por qué se había fijado en ella un hombre de mundo como él que podía conquistar a cualquier mujer?



Luego fueron las flores. Como si el hubiera notado sus reticencias, sus más ocultos temores, sus dudas… la agasajó con un mar de flores de todos los colores que inundaron su casa. Muchos ramos de pétalos variopintos, fragantes y aterciopelados, y, sobre todo, multitud de macetas de plantas exóticas, vivaces y originales que convirtieron la gran terraza de su casa en el vergel que siempre había soñado.
Le regaló el paraíso.
Al cuarto día la llevó a pasear bajo la luna y se la ofrendó junto a su corazón. “Soy un lunático” –dijo-, pero si me aceptas, soy tuyo”. Él fue rayo de luna en su perdida soledad.
Y se convirtió en la luz de su vida, en su lucero, en su faro… en el sol en torno al que giraba.



Al quinto día, voló con ella por el cielo y la convirtió en ave pasajera. Se fueron juntos a dar un cuarto de vuelta al mundo como celebración de su matrimonio. No tenían tiempo de hacerla entera, los múltiples compromisos de él en el trabajo limitaban el tiempo que podía ausentarse. Era un hombre importante, un pez gordo de los negocios.
Nadaron como locos peces de colores entre corales, amándose y sorprendiéndose de todo lo que tenían en común.
En el sexto mes le regaló un precioso afgano. Alborozado por su felicidad, le declaró que le encantaba verla correr feliz en libertad. La tenía totalmente cautiva de sus encantos, ella se limitaba a sentir sin pensar y era feliz. “Te quiero demasiado”, le declaraba él, o “eres todo para mí”.
Al séptimo día él descansó. En teoría para disfrutar de todo lo que habían conseguido juntos.



En la segunda, época, la de destrucción del universo tal como lo conocemos, primero fue la oscuridad: la privó progresivamente de algunos de sus amigos e incluso de algún familiar “No necesitamos a nadie más” –decía mientras la encerraba en casa a base de cadenas y candados, físicos y mentales. Y se hicieron las tinieblas, no había nadie al otro lado de la ventana.
Ella, íntimamente enfadada, le llamaba mentalmente “lumbreras”. Una vez se le escapó en voz alta. Él alzó una ceja inquisitiva para preguntar y ella, acobardada por no querer defraudarle o quizá para que no la riñera, masculló: “Nada”.

Sigue en http://www.inmediatika.es/y-primero-fue-la-luz/

jueves, 3 de mayo de 2012

Mentiras relativas

“Lo mismo te miento que te digo la verdad”  -dijo él para tranquilizarla la primera vez que le pilló en una gran mentira.
Ella supo que era sincero y que podía confiar en él.
Alicia Misrahi. Página web: www.aliciamisrahi.com
Podría haberle dejado, haber lanzado un jarrón para que se estrellara en su cabeza dándole tiempo para que se apartara –como sucedía en las películas-, haber vaciado el vino en su cara, haberle arañado los ojos… pero sonrió.



No era cirujano, esa fue su primera mentira desvelada, que ella descubrió accidentalmente durante su primera época juntos. Se hizo famoso por sus intervenciones de aumento de pecho personalizadas y por las operaciones de narices. Operaba cualquier parte del cuerpo de sus pacientes y la dejaba en su punto justo, pero sus tetas y sus narices eran sublimes, especialmente diseñadas y moldeadas con mimo para adaptarse a los cuerpos y caras de sus propietarios y mejorarlos notablemente sólo con una serie de toques sutiles.
De su primera etapa ella guardaba como recuerdo unas nuevas tetas con forma de jugosas peras, tan naturales que parecían las suyas propias aunque con una talla y media más.
Tampoco era agente secreto, ni policía infiltrado ni ladrón de guante blanco ni taxista ni explorador ni minero, como descubrió en diferentes ocasiones. En realidad, era un artista.
No sabía quén era. Le amaba en cada una de sus personalidades. Se aparecía ante ella como un electricista y sabía que era él. El sutil brillo en los ojos le delataba.
No es que fingiera ser un electricista y recreara luego la típica y tórrida fantasía de sexo salvaje aquí te pillo aquí te mato: es que era un electricista y su figura, sus actos y su rostro se adaptaban a su nueva condición.
Durante un par de semanas podía verlo atareado con su mono azul y su caja de herramientas reparando los enchufes, redes, conexiones y lámparas de sus vecinos.
Luego, repentinamente, desaparecía.


Y volvía a aparecer como un hombre de negocios, un traficante de armas, un halconero, un domador de fieras, un vendedor de seguros, un actor muerto de hambre intentando abrirse camino en un sinfín de castings, un clown acróbata, un exitoso presentador de televisión…
Cada oficio tenía su propia personalidad y rasgos físicos específicos, pero ella siempre le reconocía  por el brillo en los ojos cuando la miraba.
“Lo mismo te miento que te digo la verdad”. Confiaba en él porque sabía que siempre volvería a ella y que la sorprendería.
Con él podía ser quien quisiera y él lo creería. O lo fingiría con tal veracidad que venía a ser lo mismo. Hubo una época que aspiraba a encontrar un hombre con el que pudiera ser ella misma. Con él, podía ser todas las mujeres y ninguna.
Podía sentirse una jovencita traviesa y vestirse de Lolita y para él sería realmente una quinceañera perversa. Podía ser una mujer fatal, un ama, una espía venida del trópico, un ama de casa perfecta, una aventurera, una cabaretera y él siempre sería su complemento perfecto.
No sabía quién se adaptaba a quién. A veces él aparecía con una identidad con la que ella había fantaseado conscientemente, pero otras veces él volvía a ella con un personaje carismático y extraño que ni siquiera había sospechado que ambicionara.
Recordaba con especial emoción y cariño la etapa en la que ambos fueron antropólogos que convivieron con diferentes tribus de indios del Amazonas. Con él todo era fácil, posible, sencillo, por arriesgado que fuera. Vivieron románticos y extenuantes días de baños en el Amazonas, entre cocodrilos y pirañas y mosquitos; de hermosos atardeceres navegando en canoa entre saltarines delfines, y de lentos avances por la selva impenetrable y llena de animales tan bellos como letales. Sabía que nada podía sucederle porque confiaba en él plenamente, “lo mismo te miento que te digo la verdad”.


Un día no volvió a ella. Tuvo la certeza de que había pasado una tragedia.
Un hombre vino a verla para comunicarle la muerte de su amado y para explicarle quién era realmente.
Le hizo callar con un gesto imperioso, le despidió y se sentó a llorar y a recordar en el tejado.
No le interesaba saber quién era él realmente, le bastaba con haber sido feliz. Había descubierto por experiencia propia que la verdad y la sinceridad están sobrevaloradas.

Visita mi sección Amor, Sexo y Vida en In-Mediatika! No es una orden, es una sugerencia hecha con mucha pasión :-P

miércoles, 25 de abril de 2012

Escritores de No Béstsellers, El (In)Mundo Editorial

Hace años, cuando el libro no era sólo un producto que exprimir al máximo, había cierta inquietud de las editoriales por ofrecer libros de calidad y por darlos a conocer y promocionarlos aunque no fueran béstsellers de partida. Las editoriales, en un pasado no tan lejano aunque parece remoto, apostaban por nuevos nombres, nuevos libros, nuevas voces, nuevos temas, nuevos enfoques y defínían la cultura y la ofrecían. Ahora, no.

Hace diez años, cuando empecé a publicar libros de ensayo y autocrítica/crecimiento /autoayuda salvaje, las editoriales todavía se involucraban algo con los libros que publicaban. En novela se empezaba a mascar ya el halo maléfico de la codicia superventas, pero todavía había oportunidades.

Actualmente, los criterios de selección son conseguir libros que se vendan solos y publicar libros que pueden ser de gran calidad –o no- pero no interesan a nadie a priori (y menos que a nadie a las editoriales) para llenar el catálogo, para que los editores justifiquen su sueldo de editor publicando libros y para que las mesas de novedades y las estanterías de las librerías se llenen con libros de la editorial en cuestión. Son libros que nacen con un hálito de vida y que no se venderán; son libros que han nacido para ocupar un espacio en las librerías, para ir de séquito de otros que son los importantes.

Primero, porque nadie apuesta por ellos y los dejan a su suerte, muchas veces escondidos en apartados que no les corresponden.
Hasta hace poco el ensayo iba más a su libre albedrío, sin los vicios que alienan a las novelas, pero esta situación ha ido cambiando poco a poco. Para peor.

Tiene razón mi amiga Sanfaina Krisis, llamada así porque ella y su patulea de acogidos/recogidos en casa –escritores y periodistas a los que su editorial no les pagaba sus derechos de autor o que su medio de comunicación no les pagaba sus colaboraciones- estuvieron viviendo una temporada de un lote de latas de sanfaina (pisto) que mezclaban con arroz o con patatas o con lo que tuvieran disponible. También adoptó el nombre de Sanfaina Krisis porque la crisis actual, general y su propia crisis están compuestas de muchos pequeños trocitos de muchas cosas que cuesta mucho digerir. Tiene razón cuando afirma, en su blog Las Crónicas Bohemias, que el mundo editorial está podrido:
“Hoy en día casi no nos quedan editores. Los pocos que quedan dentro de los grandes universos/planetas editoriales están sometidos, para poder sobrevivir, a las exigencias de los resultados. Intentan engañar a la gran maquinaria y sortearla, pero saben que si uno de los libros que contratan no alcanza un determinado número de ventas, pongamos que hablo de diez mil o de veinte mil, irán a la calle. Los tratan como entrenadores de futbol que si no consiguen un éxito fulminante pasan a la historia.
Unos pocos editores buscan nuevos caminos al margen de las megaconstelaciones de editoriales con apuestas interesantes, honestas y valientes.
Mientras tanto, los Grandes Monstruos de la Edición nos meten por los ojos lo que ellos desean que compremos.”

Sanfaina se ilusionó cuando su editor le comentó que tenía mucha fe en su libro, que era muy bueno e iba a gustar mucho y que iba a ser un éxito seguro. Meses después, recibió el primer mazazo:
“Hoy he descubierto que, a pesar de que yo lo recibí hace apenas una semana, mi libro lleva un mes en la calle. Nunca mejor dicho, porque en las librerías, como todos esos cientos de novedades que no tienen nombre ni filiación conocida, ha estado poco.
He llamado a la editorial para preguntar sobre la promoción, puesto que no me ha llamado nadie, ni para una entrevista de radio. El editor me ha dicho que se envió un correo a las revistas femeninas y que nadie ha contestado.
Esa es la promoción que va a tener mi libro. Mi editor también ha añadido que quieren emprender más acciones, pero que ahora están concentrados en un superlanzamiento de un megaestrella autor hipermediático (evidentemente, no lo ha dicho así, pero se infería claramente lol).
Y digo yo, si es tan famoso, ¿para qué necesita tanta promoción y publicidad? ¿No sería mejor que las editoriales repartieran un poco sus recursos para destinarlos a libros interesantes de autores menos conocidos?
Cada vez que compras un libro porque está de moda, sin conocer su contenido, matas un libro interesante.”
 La triste historia de Sanfaina Krisis puede ser la historia de cada uno de nosotros, escritores en busca de lectores, en busca de una vida digna, en busca  de un poco de transparencia y trato humano en nuestras relaciones con las editoriales.

Contenido del artículo/Tratado:
  • Escritores de no béstsellers
  • Sueños de escritor novel
  • Editoriales a rebufo
  • Comerciantes de sueños
  • ¿Triunfo vía concurso?
  • ¿Autopromoción?
  • El futuro en Ebook
  • El infausto Día del libro
  • La mafia de la edición
El resto en:
http://www.inmediatika.es/el-in-mundo-editorial-suenos-de-escritor

martes, 24 de abril de 2012

Yo protesto, el (In)Mundo editorial

Yo protesto.  Protesto contra la codicia de las editoriales, protesto porque a la hora de publicar un libro o de darlo a conocer lo que tiene menor importancia es su calidad, protesto contra la ceguera de las editoriales ante el libro digital al que, en connivencia con las distribuidoras, intentan capar, neutralizar y ningunear.

Alicia Misrahi, escritora, periodista, traductora, camarera…

Y como protesta, libero uno de mis libros, Los poderes de Venus, sobre mujeres de la historia que han sido libres y han vivido su sexualidad y su vida sin tener en cuenta la tiranía social de la época en la que vivieron. Está disponible en mi web (www.aliciamisrahi.com) para descarga gratuita. Aunque también hay una casilla para donar porque la vida del escritor y la del artista son duras…
Y, como protesta, escribo este artículo en el que cuento lo que sé sobre el (in)mundo editorial, sobre sus miserias y codicia. Será largo porque no quiero dejarme nada en las puntas de los dedos (¿quién usa ya tintero a estas alturas?). Tomaoslo con calma, quizá podéis leer un apartado cada día…
Están tan mal el (in)mundo editorial, la lectura y la cultura que cuando, con un poco de recelo y la cabeza alta, confiesas: “soy escritor”, la primera pregunta que te dirigen no es sobre qué escribes sino, “Sí, pero de ¿Qué vives?”. Lo mismo ocurre con cantantes, pintores, músicos, escultores, etc…


Tengo una amiga, Sanfaina Krisis, escritora, periodista y traductora, que vive con intensidad La Vida Bohemia, esa que parece tan atrayente y divertida cuando la lees en un libro, pero que en la realidad consiste en que comes lo mismo cada día, tus agujeros tienen zapatos, sufres para poder pagar la luz o cualquier otra factura y tu vida es la precariedad. Sanfaina, como yo, es una escritora Pro (Profesional) y no tiene pelos en la lengua:
“Publicas un libro, con lo que cuesta, y no tienes nada: sólo mil o dos mil ejemplares que se pasearán por las librerías, estarán, con un poco de suerte, dos semanas en las mesas de novedades y luego volverán a oscuras cajas donde se perderán. Cuando llames a la editorial para pedir más ejemplares, no quedará ninguno, pero en tus liquidaciones de autor figurará que la editorial tiene por vender 1.000 ejemplares de los 2.000 que editaron.”
También como protesta por el maltrato (o ningún trato) que recibimos los escritores que no somos autores de béstseller, me he embarcado en la edición digital con Ibuku, una iniciativa de seis agentes literarias que buscan nuevas formas de recuperar el libro como cultura, de volver a dignificar la edición, de dar a conocer a nuevos escritores y de recuperar títulos descatalogados de diversos escritores.
99 historias de amor, 99 curiosidades sobre el sexo y En la cocina de Afrodita están disponibles formato ebook en la Casa del libro.



No pretendo vivir del cuento, ni siquiera poder vivir sólo de escribir libros puesto que es algo inviable con lo que nos pagan a los escritores (8% con suerte, los Grandes llegan al 10% del PVP sin IVA) y con anticipos que no pagan todos los esfuerzos ni de lejos y que, realmente, es muy difícil cubrir para que luego los libros produzcan royalties como pulgoncitos lecheros (los Grandes Vendedores de libros reciben anticipos millonarios o compensaciones como premios literarios de sumo prestigio, como el Planeta, que, según fuentes procedentes de la prensa cultural está otorgado de antemano y va a parar a escritores mediáticos, a escritores que publican con otra editorial y se quiere atraer a Planeta, a escritores a los que se quiere premiar para que sigan en la editorial, a escritores a los que se les quiere dar un último empujoncito después de ganar el Nadal… etc).

Tampoco me parece mal que reciban sus prestaciones y contraprestaciones por vender tanto. El tema es que, tal como está montado ahora, jamás podremos formar parte de esa elite y que se está produciendo una gran brecha entre escritores superventas y escritores mindundi, más o menos lo que ocurre en nuestra sociedad donde las clases medias están siendo deglutidas por la crisis.


Tengo claro que escribir es un oficio difícil, solitario y a la vez, junto con la lectura, mi gran pasión. Los libros son mi vida: historias que devorar, historias que contar. También tengo claro que, entre los escritores, sólo seguiremos escribiendo in eternum aquellos que realmente no podamos parar de escribir porque forma parte de nuestra naturaleza. Los que quieran conseguir cualquier objetivo, lo dejarán, porque no es un camino fácil. Los que lo llevamos en el alma, seguiremos a pesar de que no publiquemos, a pesar de que no nos dé casi dinero, a pesar de que tengamos que dedicarnos a cualquier otra cosa para poder comer. Pero, por lo menos, hagamoslo con cierta dignidad, no vendiéndonos por cuatro chavos. Lo importante y definitivo es escribir, no publicar (aunque si publicas y te pagan por ello y además te pagan bien, ya debe ser la leche).
No me importa escribir artículos o reseñas o lo que sea, es más, me gusta… AMO ESCRIBIR!, siempre y cuando me los paguen a un precio justo, lo que cada vez ocurre menos, y siempre y cuando me los paguen y no intenten venderme que escriba para promocionarme…
Más datos, alegatos y pelagatos en Freelance, esos muertos de hambre.



Tampoco le hago ascos a las traducciones, pero están horriblemente mal pagadas y es un trabajo esclavo en el que es raro que se actualice el IPC. Tengo un amigo traductor al que no le han subido el IPC desde hace ocho años y no es un caso aislado.
Queridos editores y mecenas, si habéis llegado hasta aquí, me ofrezco como escritora para promocionar, financiar y apoyar o como cortesana (sé contar historias y bailar danza oriental…). También me ofrezco como periodista freelance razonablemente bien pagada, como copy…

Más en http://www.inmediatika.es/el-in-mundo-editorial-suenos-de-escritor

Contenido del artículo/Tratado:
  • Escritores de no béstsellers
  • Sueños de escritor novel
  • Editoriales a rebufo
  • Comerciantes de sueños
  • ¿Triunfo vía concurso?
  • ¿Autopromoción?
  • El futuro en Ebook
  • El infausto Día del libro
  • La mafia de la edición

lunes, 23 de abril de 2012

Editoriales a rebufo, El (In)Mundo editorial

Transcribo uno de los apartados de mi reportaje El (In)Mundo editorial, sueños de escritor, publicado en Inmediatika.Un análisis sobre los problemas (muchos) de la edición en España y de ser escritor...

Editoriales a rebufo
Las editoriales no van a la caza de talentos ni de nuevos autores, sólo van a la caza de ventas. Su objetivo es conseguir libros de ventas millonarias con el mínimo esfuerzo e inversión, aunque como es un (in) mundo muy viciado, los libros que obtienen más promoción son, precisamente, los libros de autores mediáticos o escritores famosos que, seguramente, no la necesitarían.

No se divide el pastel de la promoción: todo va a parar a los libros que ya tienen grandes expectativas de ventas.

Si como autor menos conocido, pides promoción (¡o que alguien haga algo!!!), la respuesta es que no hay presupuesto. Y cuando el libro ha salido ya a la venta y no ha obtenido la respuesta esperada en dos semanas, no habrá presupuesto para nada, ni siquiera una mísera presentación con un poco de cava racionado para los pocos asistentes a este tipo de actos. Como no se ha vendido, ya lo dan por perdido.

En este caso, el enemigo es Nielsen, que siempre me imagino como un señor bajito, malhumorado y cicatero que va con un tulipán en la mano y un lápiz en la otra apuntando lo que se vende en grandes superficies como Fnac, Casa del Libro, Corte Inglés… Lo que se vende en las pequeñas librerías no importa, sólo se contabilizan las grandes superficies y si al cabo de un mes el libro no se ha vendido lo que se esperaba, se acaba la promoción. El libro se da por perdido, muerto, acabado…
No es fácil ser escritor y vivir de tu oficio y cada vez… menos. Aun así, me puedo considerar afortunada
Las editoriales tampoco buscan nuevos temas, prefieren apostar sobre seguro en temáticas que ya han tenido éxito en sus editoriales o en otras, según la moda que triunfe. Puede ser la novela histórica de chichinabo que poco importa donde ocurre realmente o los libros de pensamiento mágico tipo “puedes triunfar porque el universo conspira a tu favor”.

Tampoco es condenable que publiquen estos libros, pero sí es vergonzoso que sólo les dediquen tiempo y esfuerzo a los nacidos pá supervender.

Podrían apostar por crear opinión pública y generar cultura e inquietud, pero no lo hacen. Podrían intentar vender sus superventas igualmente y dar oportunidades reales a libros por los que, a priori parecen creer puesto que los publican.

Al fin y al cabo el público no sabe lo que quiere, no digo que sea porque no tiene criterio y no tiene capacidad para escoger (que también en el caso de los muchísimos no lectores que compran libros en el Día del libro, por ejemplo) sino porque incluso los lectores no tienen tiempo real, en nuestra sociedad de las prisas, para tomarse el tiempo de ir de librerías tranquilamente, leer, curiosear en los estantes.

Es más fácil comprar el libro del que todo el mundo habla –aunque se trate de un béstseller prefabricado por una editorial que puede ser hasta un rollazo infumable- o el libro que nos meten por los ojos en las librerías.

Por no hablar del esnobismo y de los prejuicios. Si un libro no está publicado en una gran editorial y apenas se ve, es porque no merece la pena… Que tire el primer tomo el que no sea culpable de este tipo de esnobismo y descarte libros simplemente porque han sido publicados por editoriales desconocidas…
Cada vez que compras un libro porque está de moda, sin conocer su contenido, matas un libro interesante.

¿Y qué pasa con los besos que no se han dado? ¿Y con los libros que no se han vendido?



Pues, fácil: al cabo de un tiempo la editorial decide saldarlos para su venta en librerías de oportunidades o… destruirlos si no les ve salida. Suele comunicarlo al autor que tiene un tiempo para pedir, con el 40% de descuento, todos los ejemplares que quiera conservar. Lo demás… desaparecerá.

Hay algunas editoriales que tienen métodos más expeditivos. En la declaración de ventas del año pasado de una gran editorial me comunicaron que se habían destruido 2.000 ejemplares de mi libro por estar defectuosos… (¡Pues vaya mierda de imprenta que tienen!, ah, no, es que, por estrategia comercial, deben querer que la vida de mi libro se acabe y es la mejor manera de hacerlo, vía exprés). O igual los han vendido y no quieren pagar al autor, ¡yo qué sé!

Resumiendo, las editoriales prefieren destruir los libros a regalarlos, a darlos a su autor gratis, a llevarlos al tercer mundo, a darles una segunda oportunidad… Vivimos en la cultura de usar y tirar, ¿por qué iban a ser diferentes los libros? Algún día hablaremos de todo lo que va a parar a los vertederos de basura, nuevo y sin taras, pero esa es otra historia y la contaré en otra ocasión.

El resto en InMediatika: http://www.inmediatika.es/el-in-mundo-editorial-suenos-de-escritor


Sumario del artículo:
  • Escritores de no béstsellers
  • Sueños de escritor novel
  • Editoriales a rebufo
  • Comerciantes de sueños
  • ¿Triunfo vía concurso?
  • ¿Autopromoción?
  • El futuro en Ebook
  • El infausto Día del libro
  • La mafia de la edición


martes, 10 de abril de 2012

Libertad para Los poderes de Venus

Muy buenas.
Soy artista del alambre virando hacia artista del alambre, como todos.Libero Los poderes de Venus.



Como estoy hartita harta de que el día del libro se haya convertido en un espectáculo de mercadeo en el que sólo tienen cabida los mediáticos, los famosos y otros vendidos, perdón vendibles, PROTESTO.

Como estoy harta de que queden en el cajón de los escritores con talento las buenas novelas y se publiquen decenas o cientos de novelas simplemente por criterios comerciales o empresariales, PROTESTO.

Como estoy harta de que el mundo editorial sólo piense en números y resultados y los libros y su calidad sea lo que menos importa, PROTESTO.

Como estoy harta de que, actualmente, publicar no sirva para nada y de que si los autorcitos (escritores no superventas), queden en un cajón o en la caja de las distribuidoras sin desembalar, PROTESTO.

Como estoy harta del gran poder de las distribuidoras, que dictan lo que tenemos que leer y lo que tenemos que comprar, PROTESTO.

Tengo muchas más razones para protestar. Pero vamos con mi acción protesta: LIBERO Los poderes de Venus, en mi página web.


www.aliciamisrahi.com

Disfrutadlo, compartidlo, odiadlo, amadlo, inspiraos... haced lo que queráis con él :-)

P.D. Para los que se sientan solidarios conmigo o complacidos o incluso arrebatados por mi libro, hay una casilla para donar voluntariamente vía Paypal.


LIBERTAD...!





martes, 6 de marzo de 2012

Freelance, esos muertos de hambre

Los freelance, que es la forma glamourosa de decir los muertos de hambre que colaboramos en todos los medios que podemos y cobramos cada vez menos (tanto en cantidad como en frecuencia), vivimos en la precariedad.

Alicia Misrahi, artista del alambre virando hacia artista del hambre; colaboradora freelance de Qué Leer, Adiós, La Maleta Roja, InMediatika; traductora; camarera; señora de la limpieza; escritora autora de Sé Mala, Adiós mundo cruel y Manual de la aprendiza de depredadora más doce libros más y antigua colaboradora de Sexologies, Teletodo, Playboy, El observador y el Diari de Barcelona, entre otros muchos. (Si eres redactor jefe o director de algún medio, busco más colaboraciones pero no acepto limosnas. Gracias).

Freelance, esos muertos de hambre
Mientras el país vive en la crisis y los trabajadores “regulares” calculan lo que les quedaría si les despidieran tras la infausta reforma laboral o los trabajadores despedidos luchan por cobrar más de veinte días por año trabajado en sus indemnizaciones, los freelance combatimos para que nos paguen y para que no nos exploten demasiado.

No nos planteamos “lujos asiáticos” como tener estabilidad laboral, trabajo asegurado más allá de un mes o derecho a indemnizaciones o paro, aun a pesar de que es habitual en las empresas de comunicación abaratar costes empleando a periodistas “autónomos” que en realidad son trabajadores encubiertos.

No he venido a quejarme ni a llorar, he venido para contar como es el mundo (periodístico y por extensión el mundo laboral) y cómo muchas empresas se aprovechan de los trabajadores para conseguir cada vez mayores beneficios o mantener los sueldos de ensueño y los privilegios de sus jefes (como tener chófer mientras las empresas que dirigen no pagan a sus trabajadores, irse de relaciones públicas a países exóticos, relajarse en balnearios y hoteles de lujo a cargo de la empresa etc…). Será largo y doloroso, aviso.



Seguramente muchas de las situaciones que vivimos en el mundo de la prensa, y que iré desgranando en este artículo, os sonarán e incluso las habéis padecido en carne propia en otros (in)mundos laborales diferentes al nuestro.

Si hacemos examen de conciencia, quizá deberíamos tener en cuenta que lo que ha arruinado a este país es la codicia; la de todos, sin excepción. También ha influido decisivamente que nos han apretado, nos han explotado, nos han machacado, nos han puesto normas y castigos para todo, nos han extorsionado y hemos callado…

Libertad de Expresión

La primera noche,
ellos se acercan
y toman una flor de nuestro jardín.
No decimos nada.
La segunda noche
ya no se esconden,
pisan las flores,
matan a nuestro perro
y no decimos nada.
Hasta que un día,
el más frágil de ellos,
entra solo a nuestra casa,
nos roba la luna,
y conociendo nuestro miedo,
nos arranca la voz de la garganta.
Y porque no dijimos nada,
ya no podemos decir nada.

Vladimir Maiakovski


Contenido:
Los críticos, esos “vendidos”
Los freelance estamos en tu casa
Por amor al arte, artistas que viven del aire
Mondo becario
Gratis no trabajo
Recortes para todos… los trabajadores
WC Ediciones, tiremos de la cadena
Luchemos por el futuro del periodismo

Los críticos, esos “vendidos”
Una de las situaciones más surrealistas y paradójicas que hemos vivido en los últimos tiempos fue cuando a los críticos literarios de Qué Leer nos acusaron de estar “vendidos” y de “connivencia con la industria editorial por motivos económicos”.
No sé qué fabulosas prebendas y sobornos se imaginaban los críticos de los críticos literarios que cobrábamos…
Lo cierto es que MC Ediciones, también conocida actualmente como Mala Gestión Ediciones, propietaria de Qué Leer, nos debía nueve meses de colaboraciones que no había forma de cobrar entre continuas excusas, aplazamientos y mentiras. A nosotros y a unos 500 colaboradores de las casi 80 revistas del grupo, que siempre se ha publicitado como “líder en contenidos editoriales con más de 70 marcas” sin tener presente nunca que la cantidad no equivale a la calidad.
De hecho, la calidad de las revistas la aseguraban los trabajadores y los colaboradores a golpe de trabajo, de compromiso y de dignidad profesional, que no hay que confundir con dignidad laboral. En MC se trabajaba a destajo, con menos de un periodista en plantilla por revista…

En el zulo de MC se trabajaba a destajo, igual que se trabaja en muchas “redacciones” de medios digitales –una buena parte de ellos la versión online de revistas en papel- que no tienen presupuesto para contenidos y tienen a uno o dos periodistas a cargo de todo. Porque todos estamos de acuerdo en que “internet es el futuro” pero nadie parece asumir que hay que apostar por él de forma real e invertir y pagar a los periodistas un sueldo o un tanto por página que no sea miserable.

He propuesto colaboraciones a muchos de estos medios digitales y, por mi trayectoria, muchos se han entusiasmado ante la posibilidad de que escribiera para ellos. El problema es que, cuando preguntaba sobre la remuneración, el responsable del medio afirmaba: “nos encantaría pagarte, pero, lamentablemente, no tenemos presupuesto para colaboraciones”.

Si toleramos sistemas de trabajo que consisten en explotar a los periodistas y en no pagarles o en retribuirles económicamente con limosnas (a menos de euro el folio), la libertad se desmorona… No sé, yo creía que la esclavitud ya había sido superada.

Los freelance estamos en tu casa
No somos pocos, los “freelance, esos muertos de hambre” somos una horda fragmentada que trabaja cada uno por su cuenta y muchas veces escribe en su casa y que os traemos a casa las noticias; la cultura; los cotilleos; las tendencias; las corrientes de opinión; las críticas musicales y cinematográficas; los reportajes sociales y humanos; los artículos especializados de revistas tan diferentes como Integral, FHM, Qué Leer, Más allá, Todo Perros, Rutas del mundo o Moto Viva; los reportajes sobre viajes y sobre política; las entrevistas con los creadores de todos los campos… todo.


Formamos parte de vuestra vida aunque los lectores no sepáis de nuestra existencia y no conozcáis nuestra situación. Los freelance vivimos en la heroicidad permanente de llegar a fin de mes, crear contenidos vibrantes, informados, documentados e interesantes y  defender nuestros derechos más elementales…

Como que nos paguen cuando nos han encargado algo y no sale publicado porque el redactor jefe, el director o el mandamás de mandamases ha cambiado de opinión por razones que no tienen nada que ver con nuestro trabajo; como que no intenten pagarnos a menos de un euro el folio; como que nuestros artículos no queden meses en la nevera de los medios (y sin cobrar) en espera de ser publicados; como que nos paguen cuando toca y no se saquen de la manga de repente un “ a los proveedores les pagamos a 60 (o 90) días”…

Los freelance somos el alma de los medios de comunicación. Hay colaboradores que son enviados especiales de medios muy influyentes, hay colaboradores en cultura, espectáculos y en política y en internacional y en opinión; hay colaboradores fotógrafos y todo tipo de periodistas gráficos y audiovisuales freelance.

Por amor al arte, artistas que viven del aire
Los artistas, en la acepción de aquellos que practicamos algún arte, somos seres etéreos. Tanto que nos piden continuamente que creemos obras, escribamos o asistamos a performances gratis para promocionarnos, incluso multinacionales que manejan, generan y ganan mucho dinero.
Escritores, pintores, grafiteros, músicos, cantantes… somos los eternos aspirantes a artistas, los aprendices perpetuos, los becarios imposibles.

Con la frase “así te sirve de promoción” pretenden que actuemos y creemos gratis. Otra de las situaciones surrealistas que he vivido fue cuando a un grupo de artistas murales (también conocidos como grafiteros) les invitaron a crear en directo para una fiesta de una opulenta multinacional con la excusa de “promocionarse”.
Bueno, hasta aquí más o menos bien: o aceptas o no aceptas.



El surrealismo máximo llegó para mí cuando, una vez pintados los murales, pidieron a la organización que si les podía enviar las fotos que había hecho de sus obras el fotógrafo del evento.
Respuesta: “hombre, debéis entender que las fotografías valen dinero y que no las podemos dar gratis”.
¿¿¿????
O sea, el trabajo del fotógrafo tiene un valor, pero el de los artistas murales no. Y, peor aun, ¿pretendían cobrarles por las fotos???

Mondo becario
Otro interesante –y deprimente- fenómeno es el de los “becarios para todo”. Al parecer, la creencia íntima de los dueños de empresas de comunicación y relaciones públicas, entre otros, es que cualquiera puede escribir.

Hace veinte años, cuando fui becaria, la lucha de los becarios era conseguir escribir algo en el medio que te había tocado en suerte o lograr hacer algo que no fuera hacer fotocopias o “picar” la programación televisiva y la cartelera cada día, un trabajo horriblemente aburrido con el que, además, no aprendías nada salvo que hay trabajos muy rutinarios y carentes de glamour en un periódico. También aprendías a sintetizar y a cortar líneas porque el espacio para cada programa o película es limitado.

Hace veinte años, un becario era un mal necesario pactado entre las empresas periodísticas y la universidad con el que no se sabía qué hacer exactamente.
Actualmente, un becario es un chollo y muchas empresas se apoyan en ellos para que escriban gran parte de sus contenidos.
Se supone que un becario debe aprender y contar con la supervisión de un profesional con experiencia sea un periodista, un relaciones públicas o un publicista, dependiendo de la naturaleza de la empresa para la que trabaje.
No obstante, actualmente los becarios son fuerza de trabajo explotada que suplen, con mucho menos coste y muchas veces gratis, a periodistas, redactores de todo tipo, publicistas… Incluso directores. He visto varias ofertas de trabajo en las que piden “directores de arte becarios”.


Imagen de El blog del redactor freelance

No nos engañemos, los becarios de hoy serán, con suerte, los becarios de mañana o, si la suerte no les acompaña, los desempleados del futuro sin derecho a paro ni reconocimiento laboral ni reconocimiento de estatus profesional puesto que su actual trabajo está en tierra de nadie.
Es más barato sustituir los becarios por otros becarios o convertirlos en aprendices eternos. Al fin y al cabo, la mayoría de dueños y responsables de las empresas son tan iletrados que no saben diferenciar un texto profesional y bien escrito de un texto cualquiera.
Hasta que los empresarios, jefes, dueños y otros “responsables” no asuman que cualquiera no es capaz de escribir, seguiremos leyendo u oyendo auténticas atrocidades en todos los medios: publicitarios, audiovisuales, prensa tradicional, revistas, portales de internet, páginas corporativas de empresas, revistas online, páginas de empresa en las redes sociales…


En mi eterna búsqueda de colaboraciones como “freelance, esos muertos de hambre”, llamé también a una antigua conocida que ahora trabaja como responsable de medios en una multinacional cafetera.
Me atendió muy amablemente y me informó que los temas de redacción los lleva el “equipo de becarios” de una importante y conocida empresa de comunicación y relaciones públicas con nombre casi de bocadillo.
Si ya hay hasta equipos de becarios, más vale que los redactores y escritores nos dediquemos a otra cosa. Lo que todavía no he descubierto es a qué.

lunes, 13 de febrero de 2012

La nave de los sueños locos

Amado mío, ahora que duermes a mi lado
por fin, después de tanto tiempo,
puedo susurrarte quedamente al oído:
Eres el espejismo inversamente desigual
en que me miro y me reconozco.
Eres el cuerpo que encaja con mi deseo,
eres la voz que respira en mi océano.
Fluye hacia mí, nada a mi vera,
deslízate en mí, juega conmigo a juegos prohibidos.


Tracemos una nueva geografía del placer, juntos.
Me retas con palabras jamás expresadas.
Invento para ti caricias nuevas en la piel.
Te anhelo, me sueñas:
Conjuguemos todos los mundos, osados malabaristas, en éste,
desgranemos juntos las palabras de los maestros.
Atravesemos la escena de puntillas
hasta la nave de los sueños...
...locos
Atesoro tus recuerdos, tus pensamientos, tus sensaciones
esperando, quizás, el momento
en que pueda beber tu voz...
Pero no, no voy a seguir tu aullido
hasta el país de la realidad.
Te escucharé en la distancia
y aullaré por siempre tu ausencia.
Prefiero navegar contigo...
en la nave de los sueños...
locos...
por siempre locos...
Tú y yo.

viernes, 10 de febrero de 2012

Poesía en las lunas



Estamos organizando una acción poética para el día 1 de marzo, consistente en poner poemas en las lunas de los coches de todas las ciudades españolas y del mundo (no todo van a ser multas), para que la gente y los versos viajen a sitios mejores... ¿te interesa participar?

Tenemos un grupo en Face, para ir organizando la cosa y colgar después vuestras fotos, videos, óleos, esculturas... para ilustrar el desarrollo de la acción por esos mundos, se llama "Poesía lunática"... en un solo día se han unido unos 100 poetas y amantes de la poesía, esto promete.

Te esperamos.

Este es el grupo, Poesía lunática para comentar y para lo que vaya surgiendo de las ideas creativo revolucionarias de cada uno:
http://www.facebook.com/groups/347296441957624/

Este es el enlace al evento de Facebook:
http://www.facebook.com/events/241934909221482/


Besos y versos con lengua

Fui
Nada me retuvo. Me liberé y fui.
Hacia placeres que estaban
tanto en la realidad como en mi ser,
a través de la noche iluminada.
Y bebí un vino fuerte, como
sólo los audaces beben el placer.

Kavafis

miércoles, 8 de febrero de 2012

Detroit

DETROIT

Detroit, eres una chica motorizada
Detenida por conducir demasiado rápido

Por Milos de Azaola


LA NOCHE VA EN COCHE
la tarde arde, ardiente y doliente
en una hoguera que degenera
en incendio generado por mis penas
las llamas se elevan al cielo
es el fuego rojo del crepúsculo
y entonces la oyes venir…
la noche se acerca a toda leche
la noche va en coche
la noche es ella, ella es la noche
desquiciada ha pisado el acelerador
está descontrolada, ha bebido demasiado
la noche va a 200 por hora
no hay quien la pare esta noche
saca la cabeza por la ventanilla
y grita obscenidades a los viandantes
la noche es ella, la noche seductora
oscura y de ojos brillantes
lejanos como estrellas vigilantes
su cara es blanca, marcada por el acné
(todavía no se ha sacado el carné)
la llaman luna porque hace
que los hombres aúllen
y se conviertan en bestias
ves mujeres como ella muy
de vez en cuando, devoradoras
y por eso las adoras
y poseso las devoras
caníbal y canino como un perro
muerto de hambre el hombre
revive revolcándose en el volcán
de una pasión pasajera como él y su licantropía
en el asiento de atrás de este coche
que conduce la noche…

martes, 7 de febrero de 2012

¿San Valentín o San Calentín?

Bombardeados por corazones incandescentes, kilos de azúcar en rama cayendo en nubes sobre nosotros, felicidad a granel, fuego de cursiladas a discreción y ositos de peluche con un enorme “Te quiero” que amenaza con darnos un golpe en la cabeza y dejarnos tontos (más), ¡pobres de aquellos que no tengan un amor o de los que tengan un amor desmemoriado!

Texto: Alicia Misrahi. Página web: www.aliciamisrahi.com
Fotos, ilustraciones y collages: Amai Rodríguez. Blog People want flesh: peoplewantflesh.blogspot.com

Si hacemos caso a las teorías científicas y biológicas sobre el enamoramiento (no confundir con amor, que es otra cosa), resulta que el amor loco que nos deja embobados y sólo pendientes de la otra persona no es más que un engaño de las sustancias químicas que pululan por nuestro organismo y cerebro

Propongó entonces que San Valentín pase a llamarse, más propiamente, San Calentín porque el enamoramiento loco es sólo deseo no satisfecho, fiebre de los sentidos, dipsomanía loca de sentimientos servidos en una copa sin fin que nos atonta con cada nuevo trago insaciable.


Collage de Amai Rodríguez.

O San Calcetín en el caso de los miembros de aquellas parejas gastadas y con tantos agujeros en su relación como los que tendría que regalan por cumplir el expediente, “nuestro amor es como un calcetín sudado”, podrían declamar sin ningún problema si se atrevieran.
O también San Calcetín para aquellas otras parejas que permanecen juntas por la costumbre o por la hipoteca o por el miedo a lo desconocido que se hacen mutuamente desgraciados y regalan para que ocurra un milagro.     San Calcetín porque son como los niños ilusionados por una noche que colocan esta prenda para que Santa Claus les deje sus regalos.


Ilustración de Amai Rodríguez. Blog: peoplewantflesh.blogspot.com

A veces pienso que esta fiesta tan señalada está pensada –además de para recordarnos que tenemos que gastar para seguir manteniendo el mundo occidental- para que todos nos sintamos un poco miserables:

1) Se sienten tristes los que no tienen pareja ni amor. De hecho, en un día como hoy o en fechas como Navidades o fin de año, es cuando más inscripciones en portales interneteros de encuentros o de citas se registran… La mayoría de los nuevos inscritos no son capaces de dar amor, pero esperan encontrar, en un milagro, a la persona mágica que les restituya su capacidad de amar y de confiar.

2) Se sienten un poquito peor los que tienen pareja pero no tienen amor porque hace tiempo que se gastó. A estos les ayudan los buenos regalos: no escatiméis, las penas con pan son menos penas (donde dice pan, poned joyas).

3). Se sienten un poco mejor o un poco peor, depende de si hay obsequio o no y de la naturaleza de éste, los que inician una historia y están todavía en la montaña rusa de la incertidumbre. Estos son carne de cañón de San Valetontín.


Foto de Amai Rodríguez.

4) A los que tienen pareja y amor y son conscientes de ello, casi que les da igual. Viven en su mundo y no necesitan nada más. Yo de mayor quiero ser como ellos.

5) Los que tienen amor (para dar y vender) pero no tienen a quien darlo, indudablemente se pueden sentir muy solos. Para éstos, en los últimos años se han empezado a crear algunas iniciativas que les proporcionen algo de esperanza.
Como el sarao que montó Match.com en El Retiro madrileño el año pasado, un boat dating para que los solteros y solteras que lo lleven peor en este día tengan oportunidad de conocerse en una especie de sprint amoroso final.
Y ya puestos, si alguien lo lleva tan mal, en un ataque de desesperación se puede lanzar al mar. Bueno, al estanque, pero seguro que resulta más mortífero que el mar. O al menos, si sobrevives, seguro que no te tienes que depilar en toda tu vida…

También empiezan a haber iniciativas para enganchar a los sin pareja. Curiosite propone "autorregalos para singles", entre ellos este magnífico rascador de gatos por aquello de que los sin pareja somos raros y nos dedicamos a coleccionar gatos, ordenadores o llantos.


En  Curiosite: http://www.curiosite.es/producto/rascador-para-gatos-cats-attack.html

No tengo pareja ni amor y aspiro a convertirme en una mujer fatal, pero he tenido una experiencia un poco extraña. Hoy Pepe, el delgado (el otro Pepe de mi vida es fortachón), se ha plantado por sorpresa en mi casa con una orquídea y con una preciosa blusa calada negra muy en mi estilo (era un regalo para mí, no la llevaba puesta). Me ha sorprendido y me ha encantado.

¡Ay! Por mucho que me haga la dura también tengo mi corazoncito, un corazón con blondas y lagrimitas de sangre rosada con ojitos y boquita y sujetador de encaje rosa que a veces grita: “quiéreme, quiéreme”.
He invitado a desayunar a Pepe y me lo he merendado.

P.D. Propósito para el año que viene: encontrar una iniciativa comercial para sacar un poco de provecho al día de los enamorados. Los singles son un mercado a explorar y explotar.
Propósito 2: Si me sobra tiempo, encontrar un amor.
P.D.2. Si encuentro un amor, no celebrar el San Valentín Day. Prefiero celebrar el día de San libidinoso en cualquier otro momento.


Foto de Amai Rodríguez

Mientras tanto, me entretengo mirando y criticando los regalos más locos, más inoportunos, más horrendos o más cursis y pastelosos (según mi gusto que no pretendo que sea universal) con los que podrían obsequiarme.

Podría haber esperado a la semana que viene para escribir este artículo, pero como asumo que a algunos os encantarán los regalos almibarados (según mi gusto), lo cuelgo ahora para dar ideas y para que tengáis tiempo de comprarlos para sorprender a vuestro amor.
No hace falta que me deis las gracias. Saludos y nubes de besitos rosas con toppings de corazones de azúcar glas. Chuuuuik.


Esta foto la he hecho yo y soy yo con la cara que pongo cuando estoy enamorada.

Con la intención de declarar que el amor en cuestión durará  -sino se puede comprar un diamante que ya se sabe que es para siempre,- al menos se pueden regalar unas copas grabadas con láser.
No son aptas para patosos, porque si se rompe una da un poco de mal fario.


En Regalooriginal.com. http://www.regalooriginal.com/url_detalle.aspx?u=perso_bodas_copasgrabadaslaser.html

Entre los regalos perdurables más chocantes y que a mí, personalmente, me dan una grima de morirme, está este felpudo con las imágenes de los dos miembros de la pareja. Muy práctico. En caso de enfado transitorio siempre se puede pisotear la cara del compañero y si la pareja termina, se corta en dos y cada uno obtiene un práctico rascador para los gatos que se supone que tiene que empezar a coleccionar porque es soltero y, por tanto, raro, solitario, amargado y todas esas cosas que dicen los tópicos.


En regalooriginal.com http://www.regalooriginal.com/url_detalle.aspx?u=ces_felpudo.html

Las parejas de estilo siamés estarán encantadas de llevar inscrito en su interior (concretamente en su tanga o calzoncillos)  el mensaje "Donde va uno" y en la otra prenda, "va el otro".


En Regalooriginal.com. Como puede verse, hay todas las combinaciones parejiles posibles.  http://www.regalooriginal.com/url_detalle.aspx?u=ces_erotico_set_rojo.html
 
Más regalos en InMediatik: http://www.inmediatika.es/products/%C2%BFsan%20valentin%20o%20san%20calentin-/

martes, 10 de enero de 2012

Oda a la odalisca

Oda a la odalisca

De Milos de Azaola, autor de Geografía del corazón:
http://www.emooby.com/es/books/view/111



Poesía eres tú, decía Bécquer
asignándole un rol pasivo a su musa
pero tú eres mucho más, mujer
poeta como yo, no poesía
eres humana, alma y carne
trasciendes los géneros literarios
y los versos no te hacen justicia
delicia turca, hermosa odalisca
eres más que musa, eres Medusa
pues me dejas de piedra con tus ojos verdes
y me envuelves con tus cabellos serpentinos
embrujándome con tus diabólicas artes…
no hay escudo que valga contra ti
sólo me queda valor para caer
rendido a tus encantos (tantos…)
preso en tu Palacio de Hielo, me siento libre
me hallo tan a gusto como en el hogar
por qué debería dejar este lugar
tu casa es un universo alternativo
que aún no se ha visto alterado por los nativos
no quiero más que fundirme contigo
en un abrazo dulce y cálido
y saborear los frutos prohibidos
del árbol que se levanta majestuoso
en tu fragante jardín del Edén
pero tú no eres Eva, lo sé
tus ojos felinos te delatan
tu maliciosa sonrisa de Lilith
me sugiere placeres innombrables
y tus caricias… ¡oh tus caricias!
me llevan de vuelta al paraíso
pues donde estás tú, está la belleza
en cada uno de tus gestos
en cada uno de tus besos
encuentro todo un mundo
del que apenas he explorado
una milésima parte…
cuántos días y cuántas noches más
harían falta para cartografiar
las regiones misteriosas de tu alma
los reinos exóticos de tu piel
cuántos cuentos nos faltan, Scherezade
cuántas odas por cantar a mi odalisca
cuántas odiseas para este Odiseo
navegante de tus mares
amigante entre tus amores

sábado, 7 de enero de 2012

La gurú de las chicas malas

(yo misma, según el periódico Las Últimas Noticias de Chile que me entrevistó hace poco :-) ).

Aquí va la entrevista:

http://www.imagengratis.org/images/lasultnoticia.jpg