Páginas vistas en total

miércoles, 29 de junio de 2011

Cheat Lick. Crónicas Bohemias XXIII

De mi amiga Sanfaina Krisis, artista en el alambre descomponiéndose hacia artista del hambre

"Los políticos no entienden nada de Chick Lit ni de literatura en general, pero son especialistas en Cheat Lick".

Activismo literario para todos


El activismo literario prospera y está creando escuela y seguidores.

Inspirándose en el certamen Activismo literario en acción de Manual de la aprendiza de depredadora, la revista y grupo de Facebook Culturalia ha organizado su propio concurso
:-). Contra la tiranía de los escaparates y de las paradas de Sant Jordi únicos e iguales y de los supuestos superventas que sólo lo son porque nos lo meten por los ojos, que cada uno de nosotros ponga un libro que le gusta en el escaparate o en las cabeceras de las librerías o en algún lugar destacado.

Si ponemos los libros que nos gustan en el escaparate de las librerías, el sistema no nos dirá qué tenemos que leer. ¡Pluralidad! ¡Libertad! Para que tu lectura se lea, lector!

Activismo literario en acción!!!



Activismo literario!!!!!
A los lectoras o lectores que me envíen una foto de Manual de la aprendiza de depredadora en un escaparate de una librería, pongamos, por ejemplo, de una Casa del Libro de cualquier punto de España (es sólo un ejemplo, por si no se os ocurre ninguna librería así a bote pronto), les envío un ejemplar dedicado.

DEJA TU EJEMPLAR EN EL ESCAPARATE, HAZLE UNA FOTO Y YO TE ENVÍO OTRO DEDICADO (si lo pierdes no importa...).


Únicamente para los diez primeros :-), mi presupuesto es limitado jajajaja.

Es sólo por premiar el esfuerzo y la iniciativa de mis lectoras y lectores más fieles. Ya que han surgido dos espontáneas, pues... JUGUEMOS!!!! ¡Rebeldía y activismo literario!!!!

Mi correo: aliciamisrahi@hotmail.com


martes, 28 de junio de 2011

Depredadoras en la FNAC



Una lectora me ha enviado esta imagen. Colocó Manual de la aprendiza de depredadora en el expositor de "Actualidad" de la Fnac e hizo una foto.

Como una oveja fucsia, que en realidad es oveja negra, mi depredadora reclama atención desde el pedestal de libros escogidos.

Lo gracioso es que mi activista literaria particular volvió una hora después y todavía estaba allí, centelleante y rosa. :-) Dice que subes las escaleras mecánicas y te lo encuentras de frente :-D.

El Inmundo editorial. Crónicas Bohemias XXII

De mi amiga Sanfaina Krisis, escritora con libro publicado que se tropieza con la realidad.

"Hoy he descubierto que, a pesar de que yo lo recibí hace apenas una semana, mi libro lleva un mes en la calle. Nunca mejor dicho, porque en las librerías, como todos esos cientos de novedades que no tienen nombre ni filiación conocida, ha estado poco.

He llamado a la editorial para preguntar sobre la promoción, puesto que no me ha llamado nadie, ni para una entrevista de radio. El editor me ha dicho que se envió un correo a las revistas femeninas y que nadie ha contestado.

Esa es la promoción que va a tener mi libro. Mi editor también ha añadido que quieren emprender más acciones, pero que ahora están concentrados en un superlanzamiento de un megaestrella autor hipermediático (evidentemente, no lo ha dicho así, pero se infería claramente lol).

Y digo yo, si es tan famoso, ¿para qué necesita tanta promoción y publicidad? ¿No sería mejor que las editoriales repartieran un poco sus recursos para destinarlos a libros interesantes de autores menos conocidos?

Cada vez que compras un libro porque está de moda, sin conocer su contenido, matas un libro interesante."

Sonrisa de ébano


Hay un hombre que me hace sonreír cada vez que me lo encuentro en el autobús. Es un Dios de ébano y quiere una cita.
Soy sólo un capricho y no voy a quedar con él, pero me inspira cada vez que me saluda, me sonríe e intenta quedar conmigo. Es un hombre coqueteo, un hombre que te hace levitar gran parte del día, un hombre romance sin cristalizar... ¿Para qué estropearlo quedando con él?

Si me dejara embrujar por su sonrisa, probablemente acabaríamos mal o peor. ¿Por qué todo tiene que tener un objetivo?, ¿por qué pensamos que cuando se inicia una relación tiene que evolucionar?

Él es mi café anímico de las mañanas, mi mermelada de seducción, un croissant relleno de chocolate de flirteo.
Si pudiera evitar que me viniera a la cabeza Ebony and Ivory, todo sería perfecto (hortera y previsible que es una).

Vive en mi barrio. Mi problema es que, fuera del autobús no le reconozco. Tengo una disfunción recognitiva que me impide identificar las características diferenciales de otras etnias, especialmente las diversas gradaciones marrones, para ser políticamente correcta. O sea, que todos los negros me parecen iguales.

También me pasa con los japoneses.

Espero no encontrármelo fuera del autobús. También espero no encontrarme ningún representante de la etnia de color por la calle. Soy capaz de saludarle por error. jajaja. Bueno, quizá consiguiera un nuevo admirador, quien sabe :-)

lunes, 27 de junio de 2011

Depredadoras en el escaparate de Casa del Libro

Una lectora entusiasta (muy entusiasta!) me ha enviado esta foto. Cuenta que, con una amiga y el corazón acelerado y la adrenalina saliéndole por las orejas, se fue de activismo literario, colocó -en un descuido de la librera dependienta- Manual de la aprendiza de depredadora en el escaparate de la Casa del Libro y que su amiga hizo una foto.

Dejaron mi Manual de aprendiza de la depredadora en el escaparate. No sabemos cuánto va a durar allí. jajajaja.

Una historia casi Zen

Una historia casi Zen (de todo a Zen, se entiende). Me provocó primero una sonrisa de suficiencia y, luego, una sonrisa crítica.



Con el cambio de horarios en Renfe, todos íbamos desorientados. Un pasajero anónimo y yo nos equivocamos, cada uno por su lado, de tren y nos fuimos a otro lugar.
En la estación en la que esperábamos un enlace a nuestro destino auténtico, una mujer, nerviosa, miraba cada dos minutos si el tren que había estacionado era el suyo. Sabía, por que lo había preguntado en las taquillas, que su tren pasaba a y 18 y que todavía faltaba media hora, pero no se fiaba.

El anónimo que se había equivocado de tren, un hombre con bastantes limitaciones cognitivas (o sea, un poco tonto para entendernos), había hablado con el maquinista que le reveló que nuestro tren salía dentro de veinte minutos. Se agarró a ese conocimiento y decía que el tren saldría a en punto porque si contaba veinte minutos desde que lo había preguntado, ésa era la hora.

Cada cinco minutos hablaba, para tranquilizarla, con la mujer que miraba cada dos minutos si ese tren era el suyo y le comunicaba el tiempo que faltaba para que el tren saliera según sus cuentas.

Ambos llegaron a la conclusión de que el otro era muy raro y no estaba muy bien de la cabeza.

La mujer poseía la información verdadera, pero no se la creía. El resultado era desazón y angustia.
El hombre limitadamente cognitivo poseía una información que él creía cierta. El resultado era tranquilidad.

¿Es tan importante saber cuál es la verdad? Si en algo bastante objetivo, como la hora a la que sale un tren, puede haber versiones totalmente distintas, ¿qué no ocurrirá con verdades más complicadas y subjetivas?

Y, sobre todo:
¿Es mejor vivir engañado pero feliz?¿Es mejor saber la verdad y vivir en la angustia de que no sea cierta porque reflexionamos y cuestionamos lo que nos rodea?
¿No vivimos en el engaño muchas veces porque nos resulta más cómodo y tranquilizador? No plantearse nada, seguir la corriente, seguir las normas, seguir la rutina, seguir...

Y, aun más,
Al preguntar "si es mejor" en los dos primeros supuestos, ¿nos referimos a la felicidad?, ¿es realmente lo más importante para nuestra vida conseguir felicidad o tranquilidad o estabilidad? ¿No es un planteamiento minimalista y limitador?
No sé, conseguí no perder el tren y no equivocarme de nuevo. Llegué a mi destino una hora más tarde tras haber disfrutado de una lectura interesante. Por unos momentos, a pesar de mi error, fui feliz por poder tener tiempo para leer.

sábado, 25 de junio de 2011

Primer escaparate de la depredadora





Conecté con el librero de la librería Argot de Castellón por facebook y le pedí que pusiera Manual de la aprendiza de depredadora en el escaparate. En cuestión de minutos lo tenía hecho, junto con este texto de presentación de la depredadora.


Mi depredadora en Letras en vena

Una reseña de Manual de la aprendiza de depredadora en Letras en vena
-un blog muy trabajado con entradas sobre mujeres pintoras, escritoras, actrices, pensadoras... y todo tipo de informaciones sobre actualidad cultural.

Me ha gustado mucho esta frase: "Alicia Misrahi nos presenta un libro valiente y ágil que tira por tierra estereotipos absurdos a través de una forma abierta de ver la vida".

Y el programa de radio de la verbena de San Juan de Letras en vena
en el que Vanessa Díez Tari habló de mis depredadoras y leyó fragmentos.

Nos y Sís. Crónicas Bohemias XXI

De mi amiga Sanfaina Krisis,como yo escritora atribulada e "inasequible al desaliento" aunque ya nos va venciendo un poco...

"Tenemos una gran descompensación entre los Sís y los Nos.
Decimos Sí a todo lo que nos mandan y a casi todo lo que nos piden y a todas las convenciones sociales por quedar bien, como colgar el cuadro horrible de la suegra en la pared principal de nuestra casa o ir a esa horrible fiesta de cumpleaños que no nos apetece nada o celebrar la Navidad en familia o comprar regalos para todo el mundo porque toca...

Decimos No a muchas cosas que nos gustan porque no están permitidas, no están bien vistas, son ilegales o engordan.

Hasta los publicistas se han dado cuenta y nos invitar a "transgredir" intentando adocenarnos para que compremos el coche que quieren o bebamos la bebida que nos quieren vender.

Reclamemos nuestra propia individualidad diciéndonos Sí porque nos apetece, expresando un claro No porque es un abuso, exclamando Sí a la vida y diciendo "tal vez" a todas las normas, convenciones, obligaciones, clichés e ideas que nos vienen dadas.
Tal vez consigamos cambiarnos y cambiar, entre todos la sociedad."

Los hombres cuajada

Del blog de mi amiga Sara, asesora de La Maleta Roja

Mis amigas –las solteras y las casadas- me han comentado que pervive en el tiempo un tipo de hombre del pasado.Mientras algunas de nosotras seguimos creyendo en el amor y en la fidelidad, este hombre más que ser una cuajada, los tiene cuajados.

La infidelidad es su hobbie y su principal herramienta de trabajo, Internet.
Evidentemente, se lo oculta a su mujer y se deshace en pretextos y excusas para poder salir. El trabajo y las reuniones suelen ser las más usadas.




Ante sus víctimas, puede adoptar dos posturas: la de mentir como un cosaco respecto a la existencia de una pareja (total, ya tiene práctica) o la de confesarlo e ir con el cuento de la lágrima bien porque es desgraciado con su mujer que no le comprende o bien porque ella no le da lo que necesita (en el sexo, se entiende).
¡Qué poco hemos cambiado…!

Bueno, algo sí.
Cada vez hay más mujeres infieles, lo que demuestra que las féminas nos estamos despabilando. Algunos estudios aseguran que el 60% de los hombres son infieles, frente al 40% de mujeres. Según el primer estudio sobre conductas y preferencias sexuales de usuarios de Internet en España, llevado a cabo por el portal de contactos Sexole, las mujeres son más infieles que los hombres (50% frente al 44%).

La pregunta que me hago es: ¿es una buena noticia o una mala noticia? No creáis que soy una moralista. La moral no me importa. Simplemente me pregunto a quién beneficia tanto engaño. ¿No sería mejor que las parejas que no se entienden se separaran y pasaran a otra cosa?

O no, porque entonces ni casadas ni solteras podríamos disfrutar de estos deliciosos hombres en la plenitud de su vida dispuestos a complacernos sin exigirnos nada.

miércoles, 22 de junio de 2011

Tres en red sin internet. Crónicas Bohemias XX

De mi amiga Sanfaina Krisis, que más que sanfainada cada vez veo más escabechada. Es escritora, como yo.

"Tenía que suceder. Era inevitable e implacable. Nos han cortado el teléfono e Internet por falta de pago.
Pero siempre hay solucion. Tenemos un calendario/horario de Wifis no protegidos. Los martes y miércoles funciona el de la biblioteca. Hacia las diez de la mañana hay que conectarse desde el comedor; por las noches es mejor ponerse en la habitación de matrimonio (la mía); por las tardes, de cuatro a seis, en el cuarto del recogido número 1.

De seis a ocho la conexión se pilla perfeta desde el baño. Es un problema, los tres habitantes de la casa quedamos un poco apiñados. Casi hay ostias para hacerse con el trono/wc. El bidé resulta más incómodo.
¡Pero tenemos wifi!"

Krisis Patática. Crónicas Bohemias XIX

De mi amiga Sanfaina Krisis, virando a Patata Krisis porque se le ha acabado la Sanfaina.

"-¡Qué pelo tan largo! -dijo una de mis clientes/jefas acariciando mi larga melena castaña.
-Sí, es que hace seis meses que no voy a la peluquería porque no tengo dinero -contesté.
-Jajajajaja, ¡qué graciosa eres!
Sí, eso sí que lo tengo, debería haber pensado alguna manera de decirle que si me pagara lo que me debe no tendría tantos problemas económicos. Una manera que no implicara que me fuera a echar a la calle.
Le contesté:
-Es la verdad. Aunque te parezca gracioso -sonreí.

Cuando llegué a casa, le envié otro correo reclamando el pago de las tres facturas que me debe. Me temo que no va a relacionarlo con que mi situación económica es krítica patática (también patética, pero estoy demasiado influida por las patatas que desayunamos, comemos y cenamos)."

Tengo 60.000 libros


Tengo 60.000 libros. No es algo de lo que me enorgullezca, sino al contrario, me siento tremendamente culpable porque he acabado echando a toda mi familia de casa por su culpa....

Vivo en un piso de 80 m2 y... por amor (a los libros...) lo he abandonado todo. No tengo muebles, los he sustituido por libros, aunque, por supuesto, siguiendo un meticuloso orden de autor: Los apellidos que empiezan con M para la mesa, los que empiezan con S para las sillas, las C para la cama, las P para el plegatín... El único problema es que no puedo consultar a la vez las P y las C porque entonces no puedo dormir... Sí, he de reconocer que el Sofá me ha quedado muy incómodo, no sé porqué ya que tampoco es tan diferente a una cama... y además contiene a Stapledon con su magnífico "Sirio" (¡Toma doble S!) y a otros autores muy cómodos como Tom Sharpe o Françoise Sagan o incluso Emilio Salgari...

Mi mejor descubrimiento han sido los Anónimos para los armarios... Normalmente ni me los leo ni me interesan (salvo, claro algún romance, el Lazarillo y Las mil y una noches y poco más), por lo tanto los archivo para guardar mi ropa... En el armario de la otra temporada, tengo mis A preferidas que, lo siento mucho, son Amis, Auster y Andahazi. Estoy segura de que me dejo a alguien (como Asimov), pero ahora mismo no puedo consultarlo porque he desmontado la Pared y está todo por el medio.
Ha sido un momento de debilidad, me divierte mucho Pennac y esta noche... he empezado a devorarlo.

Para la W no se me ocurría nada, pero, claro, necesitaba un sitio para poner al amor de mi vida, Oscar Wilde (¡Ay, si yo hubiera sido Bosie!!!), a Tom Wolfe, a Virginia Woolf y a Tenesse Williams y, al final, construí una Webera estupenda.... ¡Parece mentira el microclima favorable que crean los libros para la conservación de los Webos!!!

Mi disgusto fue grande cuando tuve que poner a Márquez y a Melville en un simple "Mueble Auxiliar", pero es que por muchas vueltas que le he dado no se me ocurre ningún mueble que empiece con M, aparte de mesa claro, pero me sabía mal mancharlos, además mis sobrinos, que son los únicos que me visitan ya, pintarrajean siempre la mesa, y el gato, que me viene a ver de cuando en cuando, se afila las uñas en Javier Marías y Juan José Millás y, no sé porqué, la verdad, mea siempre sobre Muñoz Molina (yo no se lo he enseñado, no sé de dónde lo ha sacado, ya se sabe los niños aprenden estas cosas en el colegio, quiero decir los gatos....) El gato tampoco traga a Machado y lo muerde en cuanto tiene ocasión. No compartimos gustos, está claro. Una vez alguien me sugirió que pusiera la M en las Mazmorras, pero esos importantes aposentos de mi hogar son de Mármol. Sí, una debilidad como otra cualquiera.

.. Creo que estoy bloqueada porque sólo se me ocurre "Mariconera" para la M (espero que nadie se sienta aludido ni insultado ni agredido ni empujado ni arañado ni todas estas cosas horribles que pasan por este foro, es simplemente una narración de mi realidad...) ¿Alguien puede ayudarme, por favor?

A García Montero (poeta que adoro y del que otro día os dejo un poema) y a García Lorca (que adoro a ratos) los he metido en la G de gimnasio y... confieso que aunque es un poco irreverente, uso las obras completas del segundo como pesas... Lo intenté con Gómez de la Serna, pero con tanto tupido juego de palabra no hay quien lo levante, pobre... En fin, los de García Lorca los trato con todo el cariño del mundo, eso es cierto. Además, la Casa de Bernarda Alba va estupenda para fortalecer el estómago...

Más cosas... Me he construido un Biombo estupendo, aunque algo rígido, con Ray Bradbury, Julian Barnes, Baricco y Balzac y las Brontë entre otros muchos... La B también la utilizo para el mueble Bar y para la Barra de Bar porque hay una gran acumulación de autores con esta inicial.

En el Office tengo a George Orwell, por supuesto, y a Ondaatje y a Onetti, pero me ha quedado un poco cojo (es una mala letra, creo) y al final he tenido que recurrir a los sobrantes de la T de tragaluz, que debo reconocer que me ha quedado fatal porque no deja pasar nada de claridad... Bueno, como escultura Tremendista es bastante aceptable, igual lo reconvierto...

Este es más o menos el criterio... Otro día sigo y os cuento dónde están Victor Hugo, E.T.A. Hoffman, Nabokov, Poe, Fitzgerald, Flaubert, Kavafis y muchos muchos otros (eso por no hablar del ensayo y del libro práctico que tengo clasificados por títulos, por supuesto...)

Ahora me hace mucha ilusión hacerme un Xilófono, ¿a alguien se le ocurren autores que empiecen por X?Gracias anticipadas por vuestra ayuda...

martes, 21 de junio de 2011

Mi lema

Mi amigo Jesús me ha regalado por mi cumpleaños un lema, que dice que va conmigo, y su correspondiente escudo. "Siempre hace lo que quiere".

domingo, 19 de junio de 2011

Entre mendigos no deberíamos pisarnos los harapos. Crónicas Bohemias XVIII

De mi amiga Sanfaina Krisis, esforzada y vapuleada escritora, como yo.

"En Internet se impone el networking. Los "profesionales independientes" fomentamos y apostamos por el networking. ¿Por qué dentro de las empresas reales sigue funcionando la competitividad y el pisar a los demás? Entre mendigos no deberíamos pisarnos los harapos...
Hasta que no colaboremos y cooperemos entre nosotros en la empresa, seguiremos siendo esclavos del poder".

Llamando a mi editor... Crónicas Bohemias XVII

De mi amiga Sanfaina Krisis, artista del alambre y del hambre como yo

"Tengo un nuevo libro. Lo he movido un poco por Internet y he recibido mis primeras críticas unánimes: "el título es demasiado agresivo, habla con tu editor".
Perfecto, ¿y qué le digo?,¿que voy a la papelería a comprar un bote de tippex y que yo misma cambiaré el título?."

Señales equívocas de que está loco por ti

¿Te llama cada cinco segundos?, ¿se interesa por ti y tus cosas frecuentemente?, ¿se implica cada vez más en tu vida?,¿se muere por presentarte a sus madre?, ¿está encantado de conocer a tus amigas y quiere quedar con ellas otra vez para una noche de “chicas”?, ¿se ha sumado, entusiasmado, a todas tus aficiones?, ¿lo ha dejado todo por ti o desea hacerlo?, ¿no puede estar un segundo sin saber dónde estás?

Estás entrando en un campo de minas, chica. Por diversas razones, todas esas señales de que está loco por nosotras que nos llenan de gozo, satisfacción y amor son, en realidad, indicios de un grave problema a corto, medio o largo plazo.

Sigue en Cosmopolitan: "¿Está loco por ti? ¡Cuidado!"

sábado, 18 de junio de 2011

Activismo Literario I

He empezado mi propia promoción, alocada e intransferible. He dejado una nota manuscrita y firmada en uno de los ejemplares de Manual de la aprendiza de depredadora. Está a la venta en una librería de Barcelona.

"Que tu mirada ilumine lo que toca, disfrute con lo que ve y sea comprensiva y curiosa.
¡Por la vida!

¿Encontrará alguien mi nota???? Un beso

No temas a tu empresario. Crónicas Bohemias XVI

De Sanfaina Krisis, escritora en la cuerda floja, como yo.

"Mientras no reeduquemos al empresariado para que apueste por el futuro y la investigación, éste sera siendo un país de pacotilla. Mientras no nos reeduquemos para cooperar y vivir sin miedo, seremos siendo esclavos de pacotilla".

A cuatro velas. Crónicas Bohemias XV

De mi amiga Sanfaina Krisis, escritora como yo.

"Adiós a nuestros problemas energéticos. Hemos conseguido un cargamento de velas. Un nuevo hito para la supervivencia de la comunidad del moquillo (o sea, de los que están a dos velas y/o se comen los mocos).

Por amor al arte. Crónicas Bohemias XIV

De mi amiga Sanfaina Krisis, escritora como yo
"Citando a Machado "Y al cabo, nada os debo; debéisme cuanto he escrito". Además de verdad. Si me pagaran la mitad de lo que me deben, hasta podría vivir".

Que es mi desacato mi tesoro. Crónicas Bohemias XIII

De mi amiga Sanfaina Krisis, también escritora

"'La canción del pirata moderno'
Que es mi desacato mi tesoro,
Que es mi dios el Mercadona
Mi ley, la rebeldía y el sablazo,
Mi única patria, la precariedad".

miércoles, 15 de junio de 2011

La mirada...




(De Manual de la aprendiza de depredadora, Alicia Misrahi)

La Mirada

Junto con la sonrisa o por separado, la mirada es un arma muy valiosa y poderosa. Podemos tener nuestra propia mirada de cazadoras, directa a los ojos, quizá desafiante, quizá interesada, quizá descarada, quizá intensa, a lo mejor provocadora… pero no debemos limitarnos sólo a ella porque seríamos como bebés que no saben explorar un lenguaje complejo y sólo balbucean unas pocas palabras… niñas perdidas que muestran su lado más sincero, lo que las hace más vulnerables porque son evidentes y previsibles y que no saben aprovechar toda la riqueza de las palabras y su poder…

Si sólo usamos la mirada intensa y prolongada seremos tigres que se anuncian como tales: “Hola, soy un tigre y voy a devorarte”.

El lenguaje de los ojos está compuesto de múltiple matices e intenciones. Podemos mirar para ser vistas, mirar sin que te vean mirar, mirar para ver y evaluar, ensayar la mirada por el rabillo del ojo para ver qué hace el otro, bajar los ojos un instante y volver a subir la mirada, directa a los ojos o levemente esquiva, para reforzar su poder.
Se puede acariciar con la mirada….

Todas podemos usar los ojos para expresar mil palabras e intenciones. Todos los ojos femeninos tienen su encanto, pero aunque nuestra mirada no sea especialmente expresiva (es algo que se puede trabajar para conseguir mejoras espectaculares en poco tiempo), seguro que tenemos una sonrisa maravillosa. La naturaleza es sabia y si no nos ha dotado de ojos particularmente hermosos, seguramente nos ha proporcionado una sonrisa con encanto. Y, si no, un toque de lápiz de ojos o de kohl aquí y allá hace maravillas. El único requisito es jugar: la vida es juego.


La mirada traviesa
¡Ah! La picardía… Una mirada directa acompañada con una sonrisa levemente maliciosa no deja nunca lugar a las dudas y sí a muchas malinterpretaciones (en el sentido de “pensar mal” con respecto a nuestras intenciones que no son nada inocentes…).

La mirada de la depredadora tímida
Mírale directamente a los ojos durante unos segundos y luego aparta la mirada como si estuvieras confundida o azorada. Las señales contradictorias y desconcertantes resultan misteriosas e incitan a querer descubrir más, a conquistar…

Hay muchas miradas, formas de mirar, formas de ver, formas de hacerse ver. Estos son sólo dos ejemplos, cada uno o cada una debería experimentar con su mirada y con su forma de ver el mundo.

Fuimos de clase media-alta. Crónicas Bohemias XII

De mi amiga Sanfaina Krisis, escritora y artista del alambre como yo.

"En este país, con un falso estado de bienestar, todos nos creímos que éramos de clase media-alta. Y no... somos de clase baja, trabajadora, obreros... Quizá no todos podemos tener coche, ni televisión de plasma, ni nevera de diseño con cubitera, ni equipos de alta fidelidad carísimos ni ni ni... Yo, desde luego, a un euro por libro vendido, no. Quizá, si lo asumimos, el planeta nos dará las gracias".

Sin autocrítica no hay indignación. Crónicas Bohemias XI

De mi amiga Sanfaina Krisis, también escritora como yo

"Estamos indignados, somos muchos. Sin embargo, esta no tiene que ser sólo una revolución hacia el exterior, de pedir cambios en la democracia y en el poder, si no, también, una revolución interior, en la que hagamos autoexamen y cambiemos nuestra vida por hacer un mundo mejor. Empezando por sonreír a la gente con la que nos crucemos, escuchar a los demás, prescindir de necesidades inútiles, recuperar la vida y la humanidad".

Dos semanas y al olvido. Crónicas Bohemias X

De mi amiga Sanfaina Krisis, también escritora, como yo.

"No sé cuándo el libro se convirtió en producto, en bien de consumo de usar y tirar. Se gastan millonadas en publicidad de autores mediáticos o famosos que no necesitan publicidad y no se apuesta por los autores que no son conocidos.

Publicas un libro, con lo que cuesta, y no tienes nada: sólo mil o dos mil ejemplares que se pasearán por las librerías, estarán, con un poco de suerte, dos semanas en las mesas de novedades y luego volverán a oscuras cajas donde se perderán. Cuando llames a la editorial para pedir más ejemplares, no quedará ninguno, pero en tus liquidaciones de autor figurará que la editorial tiene por vender 1.000 ejemplares de los 2.000 que editaron".

Salvando empresas.... Crónicas Bohemias IX

De mi amiga Sanfaina Krisis, escritora como yo.

"Me siento orgullosa de mí. Voy a salvar una empresa con mi colaboración. Voy a salvar a mi país con mi sacrificio.
Hoy, después de dos meses sin contestarme, una empresa para la que trabajo me ha comunicado que, por el bien de la empresa, es mejor que no suba el IPC de mis facturas.
No era mucho, porque como decía una amiga mía, el 2,3% de una mierda es una mierda, pero al menos, me hubiera permitido comprar un paquete de café".

Mulberry Street

Dicen que arrodillarse es humillante.

Que es esta posición la del vencido,
del sumiso, del vil, del que renuncia
a la última esperanza de salvarse.

Que estar arrodillado en una calle,
en un templo o salón, afrenta incluso
a aquel que lo contempla y no lo impide.

Como afrenta una bomba que no estalla
a quien confiaba actuara su explosivo

Sí. Es innoble actitud arrodillarse
delante de otro ser, cuando el sujeto
es pasivo. Mas no si éste es activo.

Porque hay una excepción en que es victoria,
gozo y satisfacción esta postura:
cuando el sexo la exige ansiosamente.

Entonces es divino arrodillarse.

José María Fonollosa

Resistiendo... Crónicas Bohemias VIII

De mi amiga Sanfaina Krisis, escritora como yo.

"La Krisis no se plantea tan mal. De momento, voy resistiendo: me resisto a pagar el alquiler, me resisto a pagar la luz, me resisto a pagar el teléfono...."

lunes, 13 de junio de 2011

Los hombres Sprite

Del blog de mi amiga Sara, asesora de La Maleta Roja

"A veces pasa. Le conocí en Internet y todo pintaba muy bien. Sensible, comunicativo, sin falsas promesas. No quería compromisos ni complicaciones ni yo tampoco.
Pensaba que había encontrado mi filón en Internet, pero no es una panacea.
Charlamos de todo. Sólo hubo un mal presagio. Mientras jugueteábamos con la idea de un encuentro sexual (puro morbo) me aseguró: “Te vas a sorprender de lo que duro”.
Pasamos al teléfono. La conversación fluía y nos divertíamos. Nos reíamos.

Nos encontramos y aquel hombre decidido que “conocí” en Internet se convirtió en un ratoncito asustado. No daba pie con bola.

Le perdono que me hiciera andar una hora en busca de un restaurante para cenar a pesar de que había dicho que él se ocuparía de todo. Pase que no se comiera ni la mitad de la cena. Pase que devolviera la carne dos veces a la cocina porque decía que estaba poco hecha. Pase que jugueteara con ella en el plato y la dejara apilada en el centro… Pase que balbuceara en lugar de hablar. Pase que me diera la razón en todo por miedo a contrariarme.
¡Ay! Tenía un cuerpazo y era hermoso. Y me perdí.





Sí, cumplió su promesa. Me sorprendió con lo que duraba… Exactamente tres segundos. De reloj.

Infinitamente satisfecho e insatisfecho de sí mismo me dijo: “no imaginaba que fueras tan guapa”.
No sé si tomarme el lance como un cumplido o como un insulto.
En todo caso, me hizo pensar en cuan cierto es tantas veces eso de “dime de qué presumes y te diré de qué careces”."

Que me toque el bestseller, por favor... Crónicas Bohemias VII

De mi amiga Sanfaina Krisis, escritora como yo.

"Si no me toca pronto la devolución de hacienda, la lotería primitiva o el béstseller no sé qué vamos a hacer ni yo ni mi patulea de recogidos".

domingo, 12 de junio de 2011

Los hombres Yogur

De mi amiga Sara, asesora de La Maleta Roja.

"Mis amigas, conocidas y clientas -las solteras, algún día hablaré de las casadas- hemos detectado un nuevo tipo de hombre.


Los hombres yogur son deliciosos. A primera vista y a primer sabor, tienen multitud de matices y un pozo sin fondo de experiencias, ideas, emociones y amor. Te los comes cucharada a cucharada, descubriendo en cada nueva bocanada, cremosa y envolvente, nuevos atractivos.

De pronto, te das cuenta de que tienes el yogur en casa, planeando salidas, quedándose a dormir casi cada día en tu cama, haciendo planes de futuro: romántico y entregado. Y te dices: bueno, esto pintaba bien al principio, había feeling, pero esto es mucho mejor… Me estoy enamorando.

El hombre yogur siempre está ahí para darte de comer nuevas emociones, nuevos mimos y arrumacos, delicadas zalamerías. De pronto, te dice que te quiere o que formas parte importante de tu vida o que no imagina la vida sin ti.

Hace planes, hacéis planes juntos, algunos locos como compartir la vida para siempre, pero no importa porque el hombre yogur tiene una gama inagotable de ideas, connotaciones y sabores y está deseando dejarse devorar. Y te lo comes poco a poco, a medida que va poniendo cucharadas de sí mismo en tu boca.

En algún momento, quizá te sientes empachada y le dices, riendo, porque con él se puede hablar de todo: “cariño, tenemos toda la vida, vivamos el momento, no nos apresuremos”. Y él te da la razón y, de inmediato, hace nuevos planes locos y apasionados.

Ha pasado un mes, todo ha sido y es maravilloso, pero, de pronto, llegas al fondo; tu cuchara hace un ruido áspero y vacío y no hay nada. Por el camino, el yogur ha ido cambiando de sabor, volviéndose cada vez más dulce y delicioso, incluso con grandes declaraciones de amor. Conoces a sus padres y hermanos –porque él lo organizó-, habéis ido a alguna fiesta con su grupo de amigos, conoce a tus amigos y a tu familia, porque él lo quiso así… Y os habéis divertido mucho juntos y compartido mucho amor.


Y cuando estabas segura de que es un postre de verdad, hecho a medida, se acaba de pronto, sin ninguna explicación. ¡Ah sí!, aquello de “vamos demasiado deprisa” Y una piensa, hablando mal, “pero desgraciao, si eres tú el que prácticamente se ha instalado en mi casa, el que insistió para conocer a mis padres, el que planeaba que nos fuéramos de vacaciones juntos a los dos días de conocernos, el que cada vez que veía una casa con vistas al mar decía que sería perfecta para los dos…”


Es un hombre yogur. Se deshace en tu lengua y en tus manos, se funde contigo, se cuela en tu boca para que lo saborees y seas adicta a su esencia y cuando estás segura de que te quiere, de que le quieres y de que es una relación seria, se termina. Llegas al final, devoras la última cucharada, que te deja un amargo sabor, y chocas contra el muro de su fondo de envase de cartón. Se ha acabado, se ha consumido demasiado deprisa. Y ya no hay más.

Si alguien le encuentra la explicación, que me lo explique por favor. Yo me debato entre varias: son hombres que necesitan vivir una ilusión y parece que se entregan pero cuando consiguen lo que quieren –a ti- se asustan de repente; quieren ir tan deprisa –a pesar de que una les intenta echar un poco el freno- que sus amores se queman rápido; se sienten solos por cualquier razón y te quieren con la cabeza -porque creen que eres una mujer adecuada para ellos-, pero no con el corazón, o, simplemente, no saben lo que quieren.


¡Ah, los hombres yogur! ¡Qué complejidad de fragancias y de matices! Quizá lo mejor es aprender a reconocerlos al primer vistazo y dejarse llevar por una relación pasional con un final anunciado. Mi pregunta es ¿dónde tienen impresa la fecha de caducidad?"

País de sainete. Crónicas Bohemias VI

´De mi amiga Sanfaina Krisis, escritora como yo.

"Somos un país de opereta, la policía dice que ha desarticulado la cúpula de Anonymous.
Cito a mi amigo Jesús: Me recuerda el chiste del terremoto de tiempos del franquismo, cuando la guardia civil de un pueblo envía un telegrama al observatorio sísmico de EE. UU.: "Desarticulado movimiento sísmico. Todos los responsables en la cárcel. No hemos contestado antes porque ha habido un terremoto de cojones"."

País de Clase G. Crónicas bohemias V

De Sanfaina Krisis, también escritora como yo.

"No saldremos de la Krisis hasta que aceptemos que somos un país de "clase G" (en los electrodomésticos aquellos que gastan mucha energía pero obtienen pocos resultados) y le pongamos remedio."

sábado, 11 de junio de 2011

No quiero al débil...

No quiero al débil que brama su impotencia
y se defiende con su miedo
precipitado al abismo de la noche inmensa
de los condenados:
caballeros de la libertad sin causa
en el laberinto de edificios
de una ciudad cualquiera del mundo,
flotando hacia adentro.


Porque la caída es un estómago negro
y una digestión pesada.

Prefiero al fuerte, que inventa su vida
y le poner argumento
a la inconsistencia de los azares,
como objetos dispersos
en incontables contenedores;
que vive contra el tiempo y preserva los instintos
del pájaro enjaulado que no aprendió a volar
aunque es afectuoso y muy sencillo,
vulnerable, lacerado por dentro,
pero puro: porque es la luz que irradia,
la luz que le bendice y le impide crecer.
El que preserva el daño y los instintos buenos
y ríe, duda, niega, llora, afirma.
No al herido que calla. Al fuerte, que imagina.

Leopoldo Alas

Autoengaños



(De Manual de la aprendiza de depredadora, Alicia Misrahi)

El autoengaño es otro de los obstáculos que se interpone entre nosotras y la libertad emocional, que, en ningún caso, quiere decir la soledad pues tenemos a nuestros “compañeros de”, a nuestros amigos o, quizá, a nuestros hombres o, incluso, si así lo decidimos, a nuestro novio.

Las mujeres somos especialistas en hacer más caso a lo que dicen los hombres que a lo que hacen, que es lo que da la clave de lo que piensan o sienten. Todas hemos conocido –o hemos sido- mujeres ahogándose en una relación desigual, tormentosa o, incluso, peligrosa. Hay casos especialmente tristes de mujeres enganchadas a hombres que las maltratan, engañan o aislan. Ellas valen mucho más que ellos, pero cuando se plantean acabar con la relación ellos formulan las palabras mágicas: “Te amo” y el mundo se pierde de vista.

Haz caso a lo que hacen, no a lo que dicen y, sobre todo, no le busques la vuelta a lo que quiso decir con determinada frase o al significado oculto de una mirada o de una expresión.


Si un hombre no llama es porque no está interesado. No hay más. Si un hombre da largas para quedar es que está en otros asuntos, sean otras mujeres o cualquier cosa. Si alguien tiene ganas de verte, encontrará el tiempo y la oportunidad.

La única excepción a estas verdades sobre los hombres es que no te llame porque ha muerto, porque está tirado en la cuneta o porque está ingresado moribundo en el hospital. En todo caso, también está en otros asuntos… Antes de que corras a llamar a los hospitales y a los bomberos deberías reflexionar sobre tus últimos movimientos y los suyos. Si hiciste una invitación y no la aceptó o si le llamaste y te dijo que ya te llamaría… De nada sirve que le llames o que te pongas en contacto con todos los servicios de urgencias. Mejor piensa que está tirado en una cuneta. En lo que a ti respecta es así.

Soy Sanfaina Krisis. Crónicas Bohemias IV

De Sanfaina Krisis, también escritora, como yo.

"Decidí llamarme Sanfaina Krisis porque he estado semanas sobreviviendo a base de condimentar absolutamente todo con las cuatro decenas de botes de sanfaina (pisto) que conseguí de oferta a precio inmejorable.

Los botes se han terminado, ¿a partir de ahora tendré que llamarme Patata Krisis de los Krisis de toda la vida?"

Muebles nuevos. Crónicas Bohemias III

De Sanfaina Krisis, también escritora, como yo.

Una de las "ventajas" de la crisis es que, cuando desahucian a tus conocidos porque no pueden pagar el alquiler (somos un grupo de escritores bohemios, pagamos alquiler porque no teníamos dinero para comprar un piso), puedes renovar tus muebles.

La principal "desventaja" de esta ventaja es que tienes que alojar a tus conocidos en casa porque no tienen donde ir...

miércoles, 8 de junio de 2011

Mmmm Uauuuuuuuu, esto es amor





(De Manual de la aprendiza de depredadora, Alicia Misrahi)

MMmmm Uauuuuuuuuu, esto es amor
Ni hablar. Si confundimos la pasión de una noche, aunque sea perfecta, con el amor estamos cavando nuestra propia tumba sentimental y psicológica.
Lo hemos pasado tan bien, hasta nuestras respiraciones y gemidos parecían acompasarse y, de pronto, piensas que los jadeos significan que estáis locos de amor. Puede que tú lo estés (revisa tus niveles de oxitocina, entre otros), pero esta ceguera temporal es la que te engaña y te hace pensar que él también.

A medida que estás más loca por él, te das cuenta de que él está también enamorado y, además, quiere pasar el resto de su vida contigo. En realidad, puede que no seas ni consciente de que piensas eso, pero puede que lo sientas así. ¡Error!

Estás ante la fantasía más contaminante. Puede que en ese momento él se sienta realmente cercano a ti –ten en cuenta que lo que diga mientras estáis inmersos en el placer sexual puedes tomártelo en serio en el momento pero no significa una promesa ni a largo ni corto plazo-, pero cuando la noche o la mañana se difuminen también desaparecerá.

Aunque te haga ver el cielo y sientas una pasión sin igual, no es amor: es sexo. Y está bien que sea así.

martes, 7 de junio de 2011

Frases que todo hombre debería oír...

...al menos una vez en su vida.
Los hombres no son tan complicados como nos parecen a veces ni, tampoco, tan simples como generalmente nos gusta creer.

Por Alicia Misrahi

"Eres muy divertido" (o muy ingenioso)
Preferiblemente no hay que decirla cuando han cometido alguna torpeza, a no ser que queramos hundirlos en la miseria (aunque algunos hombres soberbios deberían escuchar alguna vez en su vida una frase que les baje los humos).

"¡Qué fuerte eres!"
Cualquier hombre merece oír esta frase y la disfrutará, aunque sea un tirillas. Si hace algo por ti que implica un esfuerzo, pronúnciala. No importa si tú lo hubieras hecho mejor.

Sigue en Frases para hacer feliz a un hombre, en Cosmopolitan

lunes, 6 de junio de 2011

Trabajadores seniles. Crónicas Bohemias II

De Sanfaina Krisis, también escritora, como yo.

"La SS (Seguridad Social, que cada uno extraiga su.s.s. propias conclusiones de las siglas), nos ha liberado. Con esto de la "vida bohemia" y el ser escritor, hace dos años andábamos contando años cotizados para ver si llegábamos a que nos tocara algo decente cuando nos retiráramos.

Con la jubilación a los 67 años renació una leve esperanza.
Con la "obligación" de tener 41 años cotizados, somos libres ¡No tenemos minguna oportunidad! ¡Ya no hay ninguna necesidad de preocuparse!"

¡Recogidos y acogidos! Crónicas Bohemias I

De mi amiga Sanfaina Krisis, también escritora.

"Empecé recogiendo gatos, pero con esto de la crisis ahora tengo una pequeña comuna de amigos en casa. Nuestra generación empezamos viviendo varios en un piso de jóvenes, ahora con la krisis compartimos también piso y, de viejecitos, cuando nos jubilemos allá a los ochenta y un años, con la porquería de pensión que nos va a quedar, seguiremos viviendo en comunidad.Somos la Generación Comunal.

¿Para qué preocuparse del futuro? ¡Vivamos la vida!"

sábado, 4 de junio de 2011

Una dosis de autoconfianza

(De Sé Mala, Océano Ámbar, 2004)

Ésta es mi página web.

Cuando te sientas desfallecer, sigue estos puntos mentalmente y relájate. Si no consigues tranquilizarte, al menos lograrás evitar parecer insegura. Para seducir es primordial estar segura de ti misma y parecerlo.


Sonríe. La sonrisa te hace aparentar seguridad y, además, crea buen ambiente.
Mantente erguida, no te desplomes como un saco. Si te tienes que sentar hazlo lentamente.

No dejes que los demás estén de pie, mientras tú estás sentada. Que estén por encima de tu cabeza es una posición de poder para ellos y puede ponerte más nerviosa. Al contrario, intenta ser tú la que se ponga de pie cuando tienes que decir algo difícil o tienes que hacer una llamada de teléfono complicada.

No te sitúes nunca de espaldas a la puerta.

Ralentiza tus movimientos. Cuando estamos nerviosos, tendemos a hablar más deprisa y a movernos atropelladamente. Evítalo.

Respira hondo antes de hablar. Pero procura que no te vean suspirando.

Respira con normalidad. No contengas la respiración porque tu voz saldrá quebrada.

Habla despacio y en voz alta. No dejes que salgan los tonos más agudos de tu voz porque parecerás una ratilla asustada.

Repítete a ti misma: puedo hacerlo. Siente tu fuerza. Ten presentes tus cualidades y no dejes que tus defectos o, sobre todo, tus inseguridades ganen la batalla.

Tómate tu tiempo para decidir. Nunca des una respuesta inmediata a una propuesta, sea del tipo que sea, pide un día y piénsalo bien. Si accedes inmediatamente puede que superficialmente des la impresión de seguridad, pero de la otra forma, podrás meditar tus decisiones y, a la larga, darás una mayor impresión de seguridad. La mayoría de las veces que digo a alguien: "mañana te contestaré" con una gran sonrisa, veo como su cara se descompone. Y, además de sentir un gran placer, también sé que estoy a punto de conseguir lo que quiero en los términos que quiero.

Si no te encuentras a gusto, puedes usar un pequeño truco: pensar que eres un personaje repleto de seguridad en sí mismo de una obra de teatro y actuar ante tu público como tal.

Si fallas, reconoce que te has equivocado con sinceridad y no hagas un drama de ello.

Si te caes, vuélvete a levantar e inténtalo de nuevo.

miércoles, 1 de junio de 2011

Razones equivocadas para tener novio, casarse o convivir



(De Manual de la aprendiza de depredadora, Alicia Misrahi)


-Sentir o pensar que es lo que hay que hacer.

-Seguir el esquema clásico
de noviazgo, compra de casa, hipoteca, matrimonio, hijos.

-Lleváis mucho tiempo como novios.

-Pensar que él cambiará una vez viváis juntos.

-Creer que la relación mejorará al formar una familia.

-Escogerle porque puede ser el padre de tus hijos.

-Superar una crisis en la pareja.

-Superar una crisis personal o una depresión.

-Superar un desengaño sentimental con otro hombre.

-Porque una cosa lleva a la otra y de pronto estamos planeando nuestra boda.
Pensar que el matrimonio será una continuación del amor romántico que vivimos.

-Evitar que se vaya o nos abandone.

-Reducir los gastos de mantener dos casas o de tener que pasar las noches en un hotel porque no hay casa propia.

-No querer quedarse soltera.

-Sentar la cabeza y conseguir estabilidad.

-Considerar que la pareja es el estado ideal, aunque no sea con una persona a la que se quiere.

-Es lo mejor que nos hemos encontrado. “Tampoco está tan mal”, “es buen hombre” o frases similares deberían hacer sonar todas las alarmas.

-Queremos tener hijos y se nos está pasando el tiempo.

-Solventar nuestra vida porque pensamos que no somos capaces de defendernos y vivir por nuestra cuenta.

-Miedo a la soledad.

-Sentirse amada por el hecho de estar con alguien.

-Tener alguien con quien salir.

-Tener alguien para no estar sola por las noches.

-Tener asegurada una ración de mimos y de sexo.

-Salir de una vez de la casa paterna. Si es tan urgente salir de casa, comparte piso con amigas.

-Presión por parte de los padres, los amigos o la sociedad.

-Hay muchas más razones equivocadas. Antes de dar cualquier paso, miremos en nuestro interior.

Alicia Misrahi