Páginas vistas en total

jueves, 1 de septiembre de 2011

Debacle en el Hipermercado. Crónicas Bohemias LIV


De mi amiga Sanfaina Krisis, escritora que busca nuevos caminos y los cierra o dinamita todos:

"Horror en el ultramarinos. Mi trabajo como chica para todo en el supermercado duró menos que las verduras que nadie compraba y teníamos que tirar cada día a carretadas (tenemos el congelador lleno de zanahorias, judías, guisantes, coles, coles de bruselas y demás blanqueadas http://ar.answers.yahoo.com/question/index?qid=20080213151625AABBJyJ.

En realidad, no fui la causante de la desgracia, si no su víctima. Había muchos productos caducados y muy poco género.

Pronto se produjo una situación paradójica: mi jefa desapareció y no había forma de encontrarla. Me hallé al frente de un supermercado fantasma con cada vez menos productos y más gritos.

Me gritaban los clientes porque les había vendido algo caducado, me abroncaban los proveedores porque mi jefa no había pagado las facturas y me chillaban los familiares y el marido de mi jefa porque creían que no quería decirles dónde estaba. Era el pim pam pum de todos.

Mi falta de pericia en la caja pronto pasó a segundo plano. Total, no me iba de un grito más: ¡Chica! Te he dicho que no quiero las berenjenas, quedátelas, es más ¡póntelas donde te quepan".

Hice lo único que podía hacer: me cobré mi sueldo y algo más en botellas de vino, licor y aguardiente. Ahora somos "traficantes" de alcohol.

Y dejé mi etapa de super superwoman sin volver la vista atrás, por la puerta de atrás. Creo que los clientes han celebrado una fiesta tras mi marcha. ¡Cuanto mal humor hay por el mundo!"

No hay comentarios:

Publicar un comentario