Páginas vistas en total

martes, 12 de julio de 2011

Algunos Tipos de hombres internáuticos




Atención: consumir con gusto, criterio y moderación y siempre haciendo un cóctel de ingredientes.
La ingestión exclusiva de un único componente puede crear adicción masiva.
Efectos secundarios de los navegantes: algunos "defectos" de los hombres se disimulan en la red, otros se potencian, sobre todo cuando los conoces en persona.

Casado camuflado. Para ligar, no dicen nunca que están casados. Si logras separar sentimientos de sexo, son una buena elección. Al final, si no mantienes una cierta distancia, todo acaba complicándose y él llegará a asegurar que te quiere.

Los prepotentes. Juzgan a su interlocutora con frases como “¡Menudo comentario! creía que eras más inteligente”. Cualquier conversación  pasa por hacer méritos para demostrar que eres lo suficientemente buena para ellos. Nada que hacer, si llegáis a coincidir en la intimidad, seguro que al final acaban poniéndote nota y haciendo una (mala) crítica de tu actuación en la cama.

Los mentirosos compulsivos. Mienten más que hablan y se les reconocer ya por el Msn. La contradicción en todo lo que dicen es su esencia. ¿Quién tiene interés en quedar con alguien que necesita mentir como un bellaco para llamar la atención?

Los creídos. Su carta de presentación es su físico imponente. Son capaces de decir en la tercera frase: “dame tu dirección, voy a ir a tu casa”. Y, si te niegas: “¿me has visto bien?, es tu única oportunidad de estar con un hombre como yo”. ¡Bye bye, my friend!

Los aduladores. Su único tema de conversación es que eres maravillosa, que se enamoró de ti en cuanto te vio y tu belleza tanto interior como exterior. Si no tenéis nada más en común y no cuenta nada de sí mismo o del mundo que le rodea, hasta tú te cansarás de esta interminable oda a ti misma.

El ponecuernos eventual. Quiere tener una aventura una vez, o al menos eso dice. No quiere engañar a su pareja y asegura que con una vez en la que cumpla sus fantasías con otra mujer será suficiente. ¡Inocente!


El coleccionista de fotos. No le basta con tu foto de perfil, ni siquiera con las dos fotos que le has enviado aparte. Siempre desea más y más y nunca tendrá suficiente. Tampoco conseguirás quedar nunca con él.

El cibernético. Lo suyo, aunque diga lo contrario, es la realidad virtual. Llegará a amarte por msn o incluso por teléfono, pero no tienes ninguna oportunidad de quedar con él puesto que canaliza su pasión y su romanticismo vía internet.

El tímido. Hasta que se inventó Internet no ligaba, no porque no tuviera posibilidades sino porque no era capaz de hablar. Internet les da confianza, oportunidad de conocer mujeres y de que ellas les conozcan poco a poco. Quien sabe, quizá la red nos puede regalar joyas ocultas que, en otros tiempos, ni siquiera hubiéramos conocido. Si es muy tímido, tendrás que ayudarle en vuestra primera cita para que hable y se comunique. 

El friki revenío. En principio serás para él una diosa y te adorará, pero si consigues quedar con él en persona y muestras la más pequeña fisura o debilidad, te hará pedazos haciéndote caer de una patada desde el pedestal en el que él mismo te ha colocado. Se presentan como individuos inseguros y deseosos de agradar y hasta pelotas,  pero pueden convertirse en  pequeños tiranos que todo lo critican. 
Si por el camino encuentran a otra personas que les parece que alumbra más que tú, también caerás del altar y te harás pedazos. Con su ayuda, porque no dudará en despedazarte junto con sus nuevos amiguitos. Son carne de chat, no son nada recomendables en el mundo virtual.

El friki genio. Es un tipo divertido, ocurrente y gracioso que, al principio te encantará con sus excentricidades y con su forma de ser rara y original y hasta con sus extrañas aficiones. Parece que no le importa la opinión de los demás y no duda en hacer bromas tan ocurrentes como pesadas a quien no es de su agrado o ignorarle descaradamente. Piensas que es un individuo con mucha personalidad, un genio al que no le importa ser políticamente correcto ni la opinión de los demás, pero al cabo de poco tiempo te das cuenta de que sufre secretamente porque no entiende a los demás y porque vive en su isla y que tiene la inteligencia emocional de una almeja. De una almeja a la que le han pegado una paliza y la han vuelto del revés, se entiende.


El friki resultón. Es sociable aunque no ha tenido demasiadas oportunidades de demostrarlo y su nivel de frikismo no es muy alto o se diversifica en varias aficiones no excesivamente raras. Sólo necesita un empujoncito para formar parte del mundo real.

El casado llorón. Un clásico trasladado a la red: “mi mujer no me comprende, soy muy desgraciado, estoy buscando una buena amistad bla bla bla”. ¡Que otra le haga de hombro absorbe-llantos!
El casado miedoso. Quiere una historia, pero no se atreve, tiene miedo de que su mujer lo descubra. Conocí uno que quería que quedáramos directamente en un apartamento de alquiler, como dos delincuentes. ¡Ni hablar! 
Los solteros irreductibles. Divertidos, vividores... sencillamente apasionantes.

Los separados arco iris. Después de una relación larga o muy asfixiante quieren vivirlo todo, experimentarlo todo, probarlo todo... Son unos excelentes compañeros de viaje... por una temporada. Luego querrán volar libremente.

Los separados hambrientos. Están tan acostumbrados a estar en pareja que buscan recambio ansiosamente. Con ellos todo es rápido: relación rápida, abandono rápido cuando se dan cuenta de que no eres su anterior mujer quien, por cierto, los trataba fatal. Un misterio. 
Los exhibicionistas. Te dicen “¿conectamos la webcam?” y aparece su miembro viril. Seguramente creen que esta es una forma infalible de excitar y seducir a una mujer. ¡Sin comentarios!

 Hay muchos más tipos de hombres que puedes encontrar por la red como los Peter pan, que nunca maduran y tienen un delicioso toque infantil; los aventureros siempre dispuestos a hacer las maletas y viajar, imposibles de parar pero geniales para un viaje corto; el hombre de negocios que, depende cómo nunca tendrá tiempo para ti y se pasará la vida conectado al teléfono; los snobs que se desviven por ser diferentes y exquisitos y porque todo el mundo les admire, incluso la mujer que tienen al lado;

los hijos de mámá que buscan una nueva madre sin saberlo pero no están dispuestos a renunciar a vivir prendidos a las faldas de su mamá; el servicial, siempre pendiente de tus más mínimos deseos -y también de los mayores- y que puede tener, sin saberlo, alma de sumiso; los deportistas que son sanos y con pocas complicaciones a no ser que caigan víctimas de la vigorexia; el crítico pensador, que no disfruta de nada y siempre está analizándolo todo y estropeándolo todo a fuerza de darle vueltas a cualquier instante, frase o situación; el seductor o el romántico, dos clásicos de siempre que usan deliciosas triquiñuelas y artimañas para conseguir lo que quieren, sexo o amor, respectivamente; el coqueto, al que le encanta flirtear; el alternativo que tiene un punto rebelde y utópico que puede resultar delicioso...


En fin, que hay hombres en la red de todos los estilos porque hay que tener en cuenta que todos los que están dentro también están fuera. Sólo hace falta saber escoger uno para el momento adecuado y la ocasión adecuada y combinarlo contigo como si fuera un complemento. ;-)

2 comentarios:

  1. ¡¡¡¡¡¡Muy bueno!!!!!!!

    Sin duda alguna me he reído más con el exhibicionista, que conecta la cam y aparece su miembro viril jajajajaja
    Porque eso para mi que le ha pasado a todo el mundo (hasta a chicos) y la cara de asco que se te queda es impresionante!!!!!!

    Un besazo bien grande!!!!

    ResponderEliminar
  2. jajajaja, me alegro de que te guste este artículo!!!! Y lo del exhibicionista es que es un clásico. Creo que es un bautismo de fuego (o de lo que sea jajajajaja) para todo messengero.
    smuak, Wendy

    ResponderEliminar